Despliega el menú
Aragón

Sergio Ortiz: "Con el tripartito entendí que no siempre haces lo que quieres"

A sus 34 años, acumula más de una década al frente del Ayuntamiento de Cariñena (PSOE). Ingeniero industrial, es alcalde con dedicación exclusiva desde 2017. Reivindica vivir en el entorno rural y los servicios de su municipio.

Sergio Ortiz en la plaza de España de Cariñena, junto a la Fuente de la Mora
Sergio Ortiz en la plaza de España de Cariñena, junto a la Fuente de la Mora
Macipe.

Fue en su día el alcalde más joven de Aragón…

Siempre había estado en diferentes asociaciones de mi pueblo y siempre me ha gustado mucho todo lo que tiene que ver con Cariñena. Tenía inquietud por mi localidad y por la política y el Partido Socialista me brindó la posibilidad de encabezar su lista y hacer la regeneración del partido aquí.

¿Hay más interés de las personas jóvenes por lo local?

Afortunadamente, cada vez hay alcaldes más jóvenes. Hablo, por ejemplo, del alcalde de Quinto de Ebro, Jesús Morales; el alcalde de Pinseque, José Ignacio Andrés, o la alcaldesa de Valjunquera, Susana Traver, que es la más joven de España. Hay muchos, aunque igual no tantos como debería.

¿Qué ha obtenido de estos años?

Conocer a las personas, muchísimo, y, desde luego, estar tanto tiempo trabajando es un bagaje grande el que te llevas. Tratas con personas de muchas generaciones, desde mayores hasta gente de tu edad y esto te da una visión muy amplia de lo que es la sociedad. Además, conoces mucho de muchos temas, a lo mejor no en profundidad, pero sí que estás al tanto de diferentes aspectos.

Pasó de un tripartito a una mayoría absoluta, ¿cómo le ha influido?

El tripartito me sentó muy bien, porque a lo mejor una alcaldía con mayoría absoluta desde el primer momento podría haber significado otra forma de hacer las cosas. Así entendí que uno no siempre hace lo que quiere, sino que has de aprender a conciliar las voluntades de todos. Ahora, con mayoría, sigo en continua comunicación con los grupos de la oposición y tratamos de hacer las cosas por unanimidad, ya no nos vale sacar las cosas con seis votos de once, sino que tratamos de trabajar en el día a día para que todos los concejales apoyen las propuestas que se llevan al pleno municipal.

Whatsapp y Facebook son herramientas que utiliza para hablar con los vecinos.

Me pueden estar escribiendo a la una de la madrugada y al siguiente día estar a las siete de la mañana hablando con otro.

¿Qué le cuentan?

Desde que no tienen agua en casa hasta que el último día no se recogió el contenedor de su puerta. Cualquier cuestión o inquietud que tengan, saben que tenemos un hilo directo. Además ahora pondremos en marcha la app Línea Verde, que es una forma para que cualquier vecino pueda notificar si hay mobiliario roto o algo que no está en condiciones en el municipio.

Cuenta con un máster, ¿cómo valora lo ocurrido con Cristina Cifuentes?

Lo tengo y mi esfuerzo me costó. Durante todo un año, los viernes por la tarde estuve yendo cinco horas y los sábados por la mañana otras cinco. Tuve que hacer un trabajo final de máster y defenderlo, que por cierto era sobre cómo iba a impactar la reforma local en el medio rural aragonés. Luego estudié un posgrado de contabilidad y auditoría que hacen los secretarios e interventores, estudié un certificado de extensión universitaria y estoy estudiando Ciencias Políticas en la Uned Ciencias.

¿Le da tiempo?

Al Ayuntamiento y a la comarca les sigo dedicando el 100%. Eso requiere emplear mi tiempo particular para ello, quitárselo a mi mujer y a mi hijo. Por eso, me parece lamentable lo ocurrido y que finalmente haya dimitido por robar dos cremas en 2011 y no por lo del máster. El daño que ha hecho a la gente que estudia, más concretamente a quien lo hace en la Universidad Rey Juan Carlos, es algo tremendo.

Como presidente, ¿está contento con el estado actual de la comarca?

En estos cuatro años somos la demarcación con menos gasto político de todo Aragón. Hemos hecho un plan de convivencia intercultural con un proceso participativo porque el 19% de los cariñenenses de la comarca son personas que nacieron en el extranjero. Somos la única comarca con un consejo sectorial de mujer y estamos trabajando con la dependencia, talleres de empleo, la radio… Y la deuda a largo plazo que íbamos a acabar en 2020 la vamos a amortizar este año. Antes de acabar el mandato, también habremos acabado con la deuda a corto plazo. Todo sin dejar de prestar servicios a juventud, deportes o turismo.

¿Y con la ciudad?

Cariñena es un pueblo con una paradoja. En diez años ha perdido unos 300 habitantes cuando cada vez hay más puestos de trabajo y más altas en la seguridad social. Esa cercanía con Zaragoza es un arma de doble filo, porque la gente viene a trabajar, pero no a vivir. Difícilmente puede haber otro pueblo en Aragón con más servicios por habitante: ITV, bomberos, Guardia Civil, ambulatorio, residencia de ancianos, de discapacitados, servicios sociales, educativos, deportivos, comerciales. Tenemos tren y autobús. Se ha vendido una importante superficie de terreno en el polígono industrial para Yudigar y otros proyectos nuevos. También se va a poner en marcha el primer plan de comercio. Creo que Cariñena es un lugar para vivir.

Etiquetas
Comentarios