Aragón

Más de 6.500 niños comulgan este año y las familias se gastan una media de 2.990 €

Las celebraciones en Teruel resultan hasta un 30% más baratas que en Zaragoza y hay un auge de las compras de trajes en ‘outlet’ y a través de internet.

Recordatorios de comunión.

Un grupo de animación o un espectáculo de magia, una mesa de dulces y chucherías y hasta un ‘photocall’ al estilo de los Goya o el último estreno cinematográfico son algunos elementos que cada vez se ven más en los festejos de comunión. Son una tradición arraigada en España y a diferencia de otros sacramentos como las bodas o los bautizos, que han caído en los últimos tiempos, se mantienen con pequeñas fluctuaciones. En 2017 se registraron en Aragón 6.669 primeras comuniones, según los datos proporcionados por las seis diócesis de la Comunidad. Un número muy similar al de otros años: en 2016 se contabilizaron 6.613 y en 2015, 7.150.

El presupuesto para una fiesta de unas 35 personas, sumando los gastos mínimos del vestuario completo del comulgante, el fotógrafo, y el restaurante, puede llegar a rondar una media de 2.990 euros. Un presupuesto que varía sensiblemente de una zona a otra. Así lo refleja este año en su estudio la Unión de Consumidores de Aragón (UCA) que ha comparado los precios en las tres provincias aragonesas. La conclusión es que en Teruel el festejo puede resultar hasta un 30% más barato que en Zaragoza y en Huesca, alrededor de un 5% más económico. Así, por ejemplo, la comunión de una niña en la capital aragonesa puede suponer un desembolso medio de 3.386 euros, mientras en Teruel baja a 2.492 euros y en Huesca, a 3.290 euros.

Las hay mucho más caras si se suman otros detalles como el grupo de animación, que viene a valer entre 150 y 200 euros; el espectáculo de magia o payasos, que puede subir hasta los 500 y 600 euros; el ‘photocall’, que no baja de los 80 o 100 euros y la mesa de chucherías, que oscila entre los 130 y 150 euros. Las cifras se vuelven astronómicas con el viaje a Disneyland París incluido, el regalo que no pasa de moda entre las familias zaragozanas.

"Nos ha sorprendido que las celebraciones en Teruel sean las más económicas. Por cuestiones de que hay menos oferta y los costes derivados del transporte pensábamos todo lo contrario", explica la presidenta de la Unión de Consumidores de Aragón, Fernanda Blanco.

El problema sigue radicando, lamenta Blanco, en que las comuniones continúan planteándose como "bodas a pequeña escala" y actos sociales de "ostentación" que llevan a algunas familias al extremo de endeudarse. Las llamadas comuniones civiles siguen siendo "minoritarias" y una "opción personal".

Una de las tendencias que pone de manifiesto la Unión de Consumidores de Aragón es el auge de la compra de trajes en tiendas ‘outlet’ de Zaragoza y a través de establecimientos ‘on line’. Además, ante la proliferación del intrusismo profesional de los diferentes gremios intervinientes en una primera comunión, la UCA recomienda no recurrir a personas o empresas ilegales bajo ningún concepto. En el caso de los convites, que suponen una de las inversiones más importantes, sugiere contratar el restaurante para un grupo, evitando decir que se trata de una comunión, para así evitar una tarifa más alta. El único secreto pasa por aplicar el sentido común, hacer un consumo responsable y ajustarse al bolsillo de cada uno.

Etiquetas
Comentarios