Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Montañana, una ventana a la Edad Media

Entrar en la villa histórica de Montañana permite retroceder más de 700 años en el tiempo, porque el pueblo conserva todo el urbanismo y monumentos de su época de esplendor, entre los siglos XIII y XV. Con motivo de San Jorge, se ha programado unas jornadas de recreación, donde se muestran los oficios y labores de ese periodo.

Vista panorámica de la localidad de Montañana, desde el antiguo camino a Benabarre.
Vista panorámica de la localidad de Montañana, desde el antiguo camino a Benabarre.
Prames

La provincia de Huesca conserva uno de los conjuntos de arte románico más importantes del mundo; iglesias, fortificaciones, puentes… de la época en la que surgió el reino de Aragón que siguen maravillando por su fuerza y espiritualidad. Pero incluso entre toda esa lista asombra la localidad ribagorzana de Montañana; en definición del estudioso José Luis Acín, “un enclave medieval que ha perdurado sin apenas alteraciones hasta el siglo XXI, como si de un fósil de dicha época se tratara”.

Montañana surgió en el siglo XI como una fortificación fronteriza, enriscada en un cerro entre barrancos que domina el valle del río Noguera Ribagorzana, y vivió luego una época de esplendor entre los siglos XIII y XV, como sede de la poderosa Orden del Hospital. Pero luego el pueblo se vio alejado de los cambios de la historia, los vecinos se fueron concentrando en el nuevo núcleo ribereño de Puente de Montañana, que incluso terminó dando nombre al municipio, y la villa original quedó casi deshabitada, con lo que ha conservado no solo sus monumentos, sino toda la fisionomía medieval de su urbanismo, caminos y entorno.

El Gobierno de Aragón protegió el pueblo como Conjunto Monumental en 1984 e inició una cuidada restauración integral que ahora continúa a través de la Fundación Montañana Medieval, una entidad en la que también participan otras instituciones públicas y privadas para poner en valor y promocionar el lugar.

Así la rehabilitación se está acompañando de otras iniciativas que quieren aprovechar que basta un corto desvío desde la N-230 desde Puente de Montañana para que los visitantes puedan retroceder 800 años en el tiempo.

El conjunto artístico

Un puente bajomedieval de dos ojos, emblema de la villa, y un paso abovedado dan la entrada al caserío, con retorcidas calles empedradas que trepan por el cerro alrededor del eje de la calle Mayor hasta la iglesia de Nuestra Señora de Baldós, templo románico del siglo XIII, en la que destacan la decoración escultórica de su portada y las pinturas murales de su interior.

Coetánea es la ermita de San Juan, también con capiteles decorados en su fachada y pinturas murales en su interior; además de conservar unas vigas de tradición mudéjar en su coro.

De la fortaleza original subsisten, en lo más alto del cerro, los restos de la torre de la Mora, a la que se suma, a media ladera, el sistema defensivo bajomedieval con el que terminó de protegerse el pueblo entre los siglos XV y XVI y del que se conservan lienzos de muralla y la torre de la Cárcel.

Muestra de oficios en una recreación en la villa medieval de Montañana.

Los edificios destacados incluyen también la abadía, luego reconvertida en vivienda, o el hospital de viajeros, último edificio recuperado y que se suma ahora a las visitas; pero por todas las calles y rincones el sabor medieval se mantiene en muros, bancales, pórticos o pasadizos. Incluso el ayuntamiento, que se supone del siglo XIX, reaprovechó en sus fachadas los capiteles de una desaparecida ermita románica, testimoniando la vocación de Montañana por seguir anclada en la historia.

Historia viva

Durante todo el año, un paseo por el pueblo y las visitas guiadas que ofrece la oficina de turismo, que incluyen también la entrada a los edificios rehabilitados, permite descubrir todo el encanto de Montañana, pero se ha aprovechado una fecha tan simbólica como San Jorge para organizar el evento “Montañana historia viva”, en el que por primera vez se aprovecha la villa como escenario de una recreación histórica, con treinta personajes reproduciendo de forma fiel cómo era la vida cotidiana en el lugar en el siglo XIII.

El responsable de la oficina de turismo de Montañana, Javier Torres, resalta que no se trata de una feria al uso ni de un espectáculo con actores y disfraces. Los recreacionistas utilizan los materiales y técnicas originales en su ropa y herramientas para revivir sus escenas con el máximo rigor histórico.

Así en estos recorridos se podrá ver cómo trabajaban artesanos como herreros, carpinteros o hiladores; asistir a escenas como el cobro del impuesto del pontazgo a quienes utilizaban el puente y el entrenamiento de los guardias armados; o saber cómo se elaboraba el pan y se cocinaba.

La recreación se presentó en la reciente feria internacional de turismo de Madrid, Fitur, para promocionar Montañana; pero entre los días 21 y 23, y Javier Torres destaca que será una ocasión especial de contemplar todas las posibilidades que ofrece esta villa histórica para “vivir la historia, entenderla y sentirla tal como sucedió".

Datos útiles

La oficina de turismo ofrece visitas guiadas todos los festivos del año y, en temporada alta, del 15 de junio al 15 de septiembre, todos los días. Contacto: 629 336 112 y villamedieval@gmail.com. Las visitas a los talleres y recreación histórica de “Montañana historia viva” se celebran el sábado, a las 12,00, 18,00 y 21.00 horas; el domingo, a las 12,00 y 18,00; y el lunes a las 12,00. En próximas fechas, se celebrarán nuevos eventos especiales. Durante el verano se podrá contemplar la construcción, con las técnicas reales, de un poblado del siglo XI, con edificios como cabañas, capilla y horno. Para el Pilar tendrá lugar una nueva recreación.Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios