Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Aragón activa el plan de emergencia ante la previsión de una gran crecida del río Ebro

La DGA insta a extremar la precaución y la CHE confirma nuevos repuntes para la jornada de este jueves. Las lluvias provocaron inundaciones, cortes de luz, atascos y derrumbes en las tres provincias.

Pina de Ebro. La punta de la avenida ordinaria del Ebro atravesó ayer municipios como Pina, donde podrían haberse anegado alrededor de 50 hectáreas. Aunque las defensas han resistido, los alcaldes de la ribera baja ven con preocupación lo que pueda suceder durante este próximo fin de semana.
Pina de Ebro. La punta de la avenida ordinaria del Ebro atravesó ayer municipios como Pina, donde podrían haberse anegado alrededor de 50 hectáreas. Aunque las defensas han resistido, los alcaldes de la ribera baja ven con preocupación lo que pueda sucede
Toni Galán

Aragón ha activado el plan de emergencia de Protección Civil ante la previsión de una nueva punta de la crecida del Ebro. Aunque este miércoles se apuntó a un episodio de 1.600-1.700 metros cúbicos por segundo, los pronósticos podrían actualizarse este jueves mismo al alza, ya que se esperan nuevas precipitaciones para las próximas horas y el Ebro pasa ya por Castejón (Navarra) a más de 1.500 m3/s. La situación obligó este miércoles al consejero de Presidencia, Vicente Guillén, a convocar al Centro de Coordinación Operativa (Cecop) para coordinar "todos los medios humanos y materiales necesarios" ante "cualquier riesgo innecesario".

¿Cuándo dejará de llover?

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) confirma que "todos los escenarios permanecen abiertos". Este miércoles se registraron incidencias en al menos 42 tramos de carreteras de la Comunidad. Numerosos puntos de Aragón han acumulado en las últimas 24 horas más de 40 litros por metro cuadrado. Es el caso de Zaragoza, que, con 53, ha registrado más en un día que en la media para un mes de abril (39). También destacan los 60 recogidos en Castejón de Valdejasa, los 54 de Daroca y los 43 de Ejea de los Caballeros.

La situación del Ebro y sus afluentes provocó este miércoles numerosas incidencias en las tres provincias. La crecida del Gállego obligó a desalojar a más de un centenar de vecinos de dos urbanizaciones de Movera, Peñaflor y La Almozara. También hubo que actuar en las Cinco Villas por el incremento de caudal de los Arbas, que se elevaron por encima de los cinco metros y registraron niveles similares al episodio de 2012. Solo en Ejea de los Caballeros se inundaron dos parques, el acceso al polígono de Valdeferrín y la carretera que comunica con Rivas. En Luesia, otro de los municipios afectados, las lluvias derribaron el muro anexo a la iglesia.

Los cortes de luz afectaron a numerosos puntos de la Comunidad. Los hubo en Luna, en Zaragoza, en Teruel... En las próximas horas, los caudales podrían volver a repuntar en las Cinco Villas, aunque al cierre de este periódico se desconocía si estos picos serán superiores al registrado la pasada madrugada. En Zaragoza, el Ayuntamiento de Zaragoza cerró el parque del Tío Jorge tras caerse tres árboles por la lluvia. El caudal del Ebro se mantuvo en el entorno de los 1.100 metros cúbicos por segundo tras registrar una primera punta de 1.198. Esto hizo que siguieran cerrados el acceso al galacho de Juslibol y al soto de Cantalobos, entre otros puntos.

Las previsiones que maneja el Gobierno de Aragón han obligado a cancelar varias actividades previstas para este fin de semana. No se celebrará, por ejemplo, el encuentro que iba a reunir a más de 1.200 scouts en el parque del Agua. El consejero Guillén instó este miércoles a la población a "extremar la precaución" ante los episodios que puedan producirse en las próximas horas. La intención, según explicó, es que el Cecop vuelva a reunirse entre este jueves y mañana para actualizar la información, evaluar la situación y actuar en consecuencia.

La punta de la crecida atravesó este miércoles municipios como Nuez de Ebro, Villafranca, Pina, Osera o Quinto. Aunque el agua anegó decenas de hectáreas, los alcaldes tienen ya la vista puesta en el episodio de este fin de semana, que, según admiten, podría poner a prueba la resistencia de las motas.

En Huesca, las lluvias desprendimientos que cortaron el principal acceso a Olvena y la carretera de Graus a La Fueva. En el primero, sobre las 18.00, este miércoles son varios bloques de piedras de gran tamaño que taponaron toda la calzada a la altura del kilómetro 1 de la HU-912 y que causaron serios daños en el asfalto. Al cierre de esta edición, los vecinos estaban esperando la llegada de maquinaria pesada para despejar la carretera.


Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión