Despliega el menú
Aragón

El consejo asesor contra la falsedad histórica en los libros sigue en el aire

Varios de los expertos con los que se quería contar no saben nada de su creación final, pero la DGA niega el retraso.

Actividad de un taller de arqueología en el Colegio del Parque de Huesca
Actividad de un taller de arqueología en el Colegio del Parque de Huesca
Rafael Gobantes.

Dos meses después de que el decreto que regula la creación del Consejo Asesor para Enseñanza de la Historia se publicara en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) poco o nada se sabe a ciencia cierta sobre su puesta en marcha. El objetivo de este órgano de carácter consultivo, que la DGA planteó tras detectar en tres libros de texto utilizados por institutos de la Comunidad alusiones a la Corona de Aragón como ‘catalano-aragonesa’, es velar por la veracidad y el rigor de los contenidos curriculares que se aprueben en las comunidades autónomas y otras publicaciones y materiales digitales.

El decreto que lo regula se publicó en el BOA el pasado 6 de febrero y su constitución debía llevarse a cabo en los treinta días siguientes a la entrada en vigor del mismo (al día siguiente de su publicación). Fuentes del Departamento de Educación del Ejecutivo autonómico aseguraron este martes que «no hay retraso». En este sentido, recordaron que el plazo era de 30 días hábiles desde el día siguiente a la publicación y que la orden con el nombramiento y aceptación de los miembros se hizo en plazo. Ahora estaría pendiente que se incluyera en el BOA, un trámite final que Educación aseguró «será muy pronto».

Sin embargo, algunos de los especialistas a los que en su día se dirigió el Departamento planteándoles si estaban dispuestos a formar parte de este consejo asesor no han sabido nada hasta ahora de un posible nombramiento. Tampoco han obtenido una respuesta a las cuestiones y dudas que planteó alguno de estos expertos sobre el papel y funcionamiento de este órgano.

Compuesto por seis personas

El Consejo Asesor para la Enseñanza de la Historia estará compuesto por seis vocales y su nombramiento se alargará cuatro años, pudiendo ser renovados en el cargo. Formarán parte de él el director general competente en materia de ordenación curricular, en estos momento Ricardo Almalé (director general de Planificación), dos vocales a propuesta de la Universidad de Zaragoza (en principio pertenecientes a las facultades de Filosofía y de Educación) y otros tres designados por el Departamento de Educación y Cultura entre profesionales del ámbito de la historia y la cultura aragonesa, de reconocido prestigio en el ámbito académico. Entre todos ellos elegirán a su presidente.

Entre sus funciones, este órgano aconsejará en materia de educación no universitaria en la creación de material curricular y emitirá informes, por iniciativa propia o a instancias del Departamento, sobre contenidos que se publiquen y afecten a la Historia de Aragón y a cómo se imparte en las aulas. Sus dictámenes serán públicos y estarán a disposición de los ciudadanos a través de la página web del Consejo.

La titular de Educación Mayte Pérez subrayó en su momento que también se quiere implicar a la comunidad educativa para que denuncie las tergiversaciones históricas y exista una máxima coordinación.

Etiquetas
Comentarios