Despliega el menú
Aragón

El Gobierno central prevé subir la inversión en Aragón un 16%, hasta los 437 millones de euros

Un total de 167.251 pensionistas de la Comunidad verían aumentadas sus prestaciones. Fomento y la DGAnegocian más bonificaciones al tráfico pesado en la AP-2 y la AP-68.

Cristobal Montoro junto a Ana Pastor este martes en el Congreso.
Cristobal Montoro junto a Ana Pastor este martes en el Congreso.
Efe

El Ejecutivo central prevé invertir en Aragón más de 437 millones en 2018, un 16% más respecto a 2017, cuando recortó del 21%. El proyecto de presupuestos del Estado es, según el delegado del Gobierno, Gustavo Alcalde, "bueno" para la Comunidad, porque "da un impulso a la A-21, la A-23 y al tren Zaragoza-Teruel-Valencia" y "pretende continuar afianzando el crecimiento para asegurar la sostenibilidad de las cuentas públicas e impulsar la creación de empleo".

Aragón recibe el 4,01% del dinero que el Estado destina a ejecutar infraestructuras en todo el país. El gasto social incluye mejoras en las pensiones de las que se beneficiarán 167.251 aragoneses, con un impacto económico global que se eleva a 67,96 millones de euros. También figuran los 30 millones del fondo especial de Teruel (Fite) como transferencia de capital, aunque está garantizado con independencia de que las cuentas salgan adelante.

Las carreteras de Aragón recibirán 217 millones de euros de inversión, un 5,3% más que el año pasado. El Estado prevé inyectar 20 millones de euros al desdoblamiento de N-232 a Figueruelas y Mallén, pero apenas se avanza en la N-II, donde solo figuran 2,4 millones para los tramos Bujaraloz-Candasnos, Candasnos-Fraga y la conexión con la AP-2 en Pina de Ebro. La subvención actual de los peajes de la AP-2 y la AP-68 se mantiene (6,1 millones de euros) y, según anunció Alcalde, Fomento y el Gobierno aragonés están negociando incrementar las bonificaciones para el tráfico pesado, nivel 2, a fin de reducir al máximo el paso de camiones por las peligrosas N-232 y N-II.

Es Huesca la provincia aragonesa que más inversión recibe para avanzar, aunque a ritmo lento, en las autovías que están en ejecución. La A-21 recibirá 9,6 millones y la A-23, más de 9,7 millones; pero el tramo Siétamo-Huesca de la A-22 se queda estancado, con una partida de un millón que solo permitirá iniciar las obras. En Teruel, la N-232, de Ráfales al límite con la provincia de Castellón, tiene consignados 8 millones.

El trato que recibe el ferrocarril, al que se destinan 73,6 millones (un 111,4% más), representa la cara y la cruz de lo que sucede en la Comunidad. Hay notables avances en la mejora comprometida de la línea Zaragoza-Teruel-Valencia, que tiene más de 42 millones asignados, pero el proyecto del Canfranc se queda estancado, con solo 850.000 euros previstos para este año, a los que se suman otros 800.000 euros más para actuaciones de renovación y mejora, dejando los 72 millones restantes en un plurianual hasta 2021.

El ministerio de Agricultura incluye, entre sus inversiones, 20 millones para Biscarrués-Almudévar, 26 millones para Yesa (12,5 millones en Aragón), 3,9 millones para Santolea, 31 millones para Mularroya y 2,6 millones para el abastecimiento de agua a Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios