Despliega el menú
Aragón

Una tierra de vino que cree en el aceite

La ampliación de instalaciones de la Cooperativa Santo Cristo permitirá duplicar su capacidad productiva para alcanzar los 600.000 de aceite de la máxima calidad.

Inauguración oficial de la ampliación de la cooperativa Santo Cristo de Magallón el 9 de marzo.
Inauguración oficial de la ampliación de la cooperativa Santo Cristo de Magallón el 9 de marzo.
Gobierno de Aragón

Hasta tres millones de kilos de olivas podrá procesar la Cooperativa Santo Cristo de Magallón (Zaragoza) para producir un total de 600.000 kilos de aceite de oliva de la Denominación de Origen Sierra del Moncayo gracias a la reciente remodelación y ampliación de sus instalaciones. Unos trabajos que han supuesto una inversión de 250.000 euros en la almazara que se suman a los 200.000 euros invertidos en la planta de embotellado de vino de Bodegas Aragonesas.

Esta remodelación hará más fácil, ágil y eficiente la extracción de todas las olivas recogidas por los socios en menos de 24 horas desde su recolección. Su aceite es de la máxima calidad, esto es, de aceite de oliva virgen extra (AOVE). Según explica el gerente de la cooperativa, Juan Carlos Palacios, su comercialización se realiza envasada en totalidad. «Controlamos todo el proceso y tenemos la empresa perfectamente preparada para afrontar la exigente legislación que rige para las denominaciones de origen», dice.

En el olivo, la variedad principal es la empeltre, la más tradicional de la zona. Recoge olivas de varios municipios de la comarca, además de Magallón, como Agón, Alberite de San Juan, Bisimbre, Bureta, Mallén, Fuendejalón y Pozuelo. Para obtener intensos aromas frutados y vegetales, se realiza una cosecha temprana de las olivas. Nada más recogerlas son entregadas en la almazara, que las moltura a bajas temperaturas para obtener zumos de olivas intensos, pero elegantes.

La cooperativa comercializa casi la totalidad de su aceite en todo el territorio nacional, a excepción del 5% de la producción, que se destina al mercado exterior, «principalmente a la UE, aunque también estamos intentando vender en China y EE. UU.», afirma Palacios, quien apuesta claramente «por competir por calidad de producto» ya que «por precio es imposible». De hecho, la exportación va a convertirse en uno de los ámbitos de trabajo de la cooperativa. «Estamos preparando nuevos envases, nuevas etiquetas… pensando en exportar», asevera.

Una calidad de la que han dado muestra los diversos galardones que la cooperativa ha recibido en los dos últimos años en concursos internacionales: Oro Prestigio en Terraolivo (Israel) y en el Olivinus (Argentina) y una medalla de plata en el Olive Japan (Japón).

La Cooperativa Santo Cristo cuenta con tres secciones: cereal, vino y aceite. La componen 340 socios activos (de entrega directa de oliva y uva) y en ella trabajan 14 personas. Aunque comenzó su actividad en 1965 en la ahora llamada ‘almazara vieja’, situada en el centro de Magallón, puerta con puerta de su bodega de vino, ahora ha celebrado el 20 aniversario en la actual ubicación. La almazara La Olivera lleva dos décadas elaborando Aceite de Oliva Virgen Extra, un periodo en el que «hemos creciendo de manera escalonada hasta lograr el reconocimiento de ser Denominación de Origen, que acredita la calidad de nuestro producto y la diferenciación de nuestra zona», explica Palacios.

Además, la zona tiene una fuerte tradición vinícola. La uva de sus socios está acogida a la D.O. Campo de Borja. La comercialización del vino la realiza a través de Bodegas Aragonesas, sociedad en la que participa accionarialmente. Así pues, la almazara ha crecido teniendo como referencia el modelo de expansión de el vino. «Pero ahora es el momento del aceite, un producto en el que creemos en la zona. De hecho, los agricultores están plantando olivos de diversas variedades», asegura el gerente de la Cooperativa Santo Cristo, quien espera un 2018 «con una cosecha muy buena en volumen y calidad».

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios