Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

¿Eres tan feliz como dicen tus redes sociales?

"Cuando la actividad principal de nuestro día es hacer publicaciones continuadas y, además, se convierte en fuente para sentir bienestar puede generar ansiedad y dependencia", advierten los expertos.

¿Muestras tu vida tal y como es en las redes sociales?
¿Muestras tu vida tal y como es en las redes sociales?
Freepik

Aunque en ocasiones pueden jugarnos malas pasadas, como a esta joven de 14 años que se colgó de la viga de una fachada para tomarse una fotografía, las redes sociales son un elemento más en nuestro día a día, especialmente entre los más jóvenes.

Mostrar al mundo nuestra particular pedida de matrimonio a través de un aguacate en Instagram o intentar que la firma deportiva Adidas patrocine a un campeón de Europa de petanca son solo dos ejemplos de las múltiples utilidades que podemos darle a plataformas como Twitter o Instagram.

En ocasiones, además, las redes sociales sirven también como una válvula de escape para romper la monotonía y mostrar al mundo una imagen que puede no corresponderse demasiado con la realidad. Pero, ¿hacemos siempre un uso responsable de nuestro móvil? ¿Sacarías un 10 en un examen de uso de tu teléfono?

No solo tres de cada diez jóvenes admitan haber enviado imágenes de carácter sexual a través de su dispositivo, hace escasos días la Universidad de Córdoba publicó un estudio en el que afirmaba que las redes sociales pueden convertirse en un factor de riesgo para la autoestima de la juventud.

¿Es positivo contar nuestra vida al minuto?

"Cuando la actividad principal de nuestro día es hacer publicaciones continuadas y, además, se convierte en fuente para sentir bienestar puede generar ansiedad y dependencia", advierte la psicóloga Laura Navarro, al tiempo que matiza que las redes sociales pueden tener "muchas ventajas" en nuestras vidas.

"Las relaciones sociales son un pilar fundamental en la felicidad de las personas. Las redes sociales nos pueden ayudar a conectar con amigos o familiares con los que hace tiempo perdimos el contacto o no vemos a menudo. Sin embargo esa ‘conexión virtual’ por sí sola puede generar escasa felicidad si no se complementa con encuentros y situaciones sociales", explica la especialista.

Presumir de estas siete cosas en tus redes sociales o ser víctima de una de las muchas cosas que hace Facebook con tus datos (y que no sabías) son algunos de los inconvenientes que nos pueden generar su mal uso.

"Por un lado está el tema de la privacidad, ya que en muchas ocasiones no se sabe o no conoce hasta dónde o hasta quién puede llegar la información. Además, al ser un medio virtual, su uso continuado y casi exclusivo nos puede llevar a perder las habilidades sociales propias de las relaciones humanas", recuerda Navarro.

Falsa autoestima

Una de las muchas utilidades que podemos darle a nuestras redes consiste en intentar sentirnos bien con nosotros mismos. El problema radica en la necesidad de que la gente dé ‘likes’ a nuestras fotografías para ser felices. Ese "reconocimiento y aprobación externa" puede derivar en muchas ocasiones en una "falsa autoestima", influida por el alcance o la repercusión que haya tenido nuestra publicación.

Porque, aunque tu perfil sea el de un adicto al móvil, también podemos encontrar la felicidad alejados del mundo digital. "Además de las relaciones sociales y humanas otros factores como la salud, el contexto en el que vivimos y el equilibrio con los bienes materiales pueden ayudar en nuestro bienestar psicológico”, concluye la psicóloga.

Sobre el uso responsable de las redes sociales ya han reflexionado, entre otros, ilustradores como Brecht, Pawel Kuczynski, Joe Stone con estos siete pecados capitales.

- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios