Despliega el menú
Aragón

Tenaz, rector de rectores y combativo con la crisis

El exrector de la universidad era una persona firme en sus creencias y principios.

El exrector Manuel López, fotografiado en abril de 2017 en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.
Tenaz, rector de rectores y combativo con la crisis
Aránzazu Navarro

"Era un hombre tenaz y firme de carácter y en sus convicciones, que defendía con solidez pero sin alzar la voz y perder las formas. Muy entregado a todo lo que hacía y en lo que creía". Quien habla así del exrector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López, es el catedrático emérito de Historia antigua Guillermo Fatás.

Una forma de ser y de actuar, con ‘mano de hierro en guante de seda’, que le valió mucho para estar al frente de la institución académica en esos años de angustias económicas que lo condicionaron todo. Mantuvo una dura pugna con el Gobierno aragonés de entonces por la falta de financiación, que a punto de estuvo de llevar ante los tribunales. "Si el agua nos tapa la boca, aún, pero si sube tanto que nos tapona la nariz no debo callarme", cuenta Fatás que decía al referirse a esa época.

Este relevante científico, biólogo molecular y doctor en Farmacia a pesar de su grave impedimento visual desde la cuna, llegó a Zaragoza en 1982 con un prestigio ganado a pulso. Publicó más de un centenar de artículos, la mayoría en revistas internacionales.

Su cargo al frente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) le proporcionó una visión muy amplia de la situación de la Universidad en España y el extranjero. La Academia General Militar le nombró cadete honorífico en 2016, un reconocimiento al que siempre concedió una importancia especial

Eligió ser aragonés. "Tengo un profundo respeto y admiración y cariño por esta tierra", dijo en una entrevista a HERALDO. De una intensa vida familiar, hoy se le despedirá en la parroquia a la que estaba muy vinculado por sus creencias religiosas.

Etiquetas
Comentarios