Despliega el menú
Aragón

Inyección de 250 millones de euros para recuperar las cuencas mineras en cuatro autonomías

Nadal y Lambán firman un convenio para impulsar infraestructuras y proyectos de restauración en zonas degradadas.

Javier Lambán y Álvaro Nadal
Javier Lambán y Álvaro Nadal
Efe

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, y el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, firmaron este lunes un acuerdo que garantiza la inversión de 250 millones de euros en proyectos de infraestructuras y de restauración de zonas degradadas de las comarcas mineras de Aragón, Castilla y León, Asturias y Castilla La Macha. El convenio, que rubricaron en la sede del Ejecutivo autonómico, establece que la Comunidad aportará al menos un 25% de la inversión que precise cada iniciativa y seleccionará las que considere que requieren una atención prioritaria.

El Ministerio y la DGA colaborarán, así, en "la realización de aquellas actividades que se estimen necesarias para fomentar el desarrollo alternativo de las comarcas mineras del carbón, mediante el impulso y desarrollo de estos proyectos". Así lo especificó Lambán, que recordó a Nadal el pacto por la energía firmado por Aragón, Asturias y Castilla y León para solicitar una transición energética y el mantenimiento del carbón en el mix energético a fin de garantizar tanto el suministro como unos precios asequibles.

Entre las actuaciones a llevar a cabo en materia de infraestructuras destacan las mejoras en polígonos industriales ya existentes y la creación, dotación y mejora de las líneas de telecomunicaciones y la diversificación energética en edificios públicos; así como dar un impulso a viveros de empresas y centros de desarrollo tecnológicos.

El acuerdo también incluye, como actuaciones de restauración, la mejora, restauración y revalorización de escombreras y de espacios afectados por las explotaciones mineras del carbón, las recuperaciones forestales y tratamientos silvícolas y proyectos relacionados con el saneamiento atmosférico dirigidos a una mejora de la calidad del agua, de los niveles sonoros y de las estaciones de depuración de aguas residuales.

Ni la DGA ni el Ministerio de Energía concretaron qué cantidad recibirá Aragón de la partida global de 250 millones de euros, si bien aseguraron que se ponderará el peso de la minería en cada una de las autonomías que se beneficiarán del plan.Dependerá, en todo caso, de los proyectos presentados y de los que sean seleccionados para llevarse a cabo. En todos ellos, según especifica el convenio, "la Comunidad colaborará con un esfuerzo inversor de, al menos, un 25% de las aportaciones realizadas por el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón (IRMC)".

Aunque la vigencia del acuerdo se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2018, los proyectos se podrán desarrollar hasta 2022-2023. Lambán indicó, además, que serán los ayuntamientos de los municipios de las comarcas mineras los que se encargarán de gestionarlos y recalcó que "lo más importante es que trabajemos con celeridad". De hecho, la inversión en la Comunidad será mayor en función del número de proyectos que consiga que se aprueben.

En el plazo de un mes se constituirá una comisión de cooperación entre Aragón y el IRMC, que se reunirá al menos una vez al año y que se encargará del seguimiento del plan y de la selección de las propuestas de actuaciones.

El Gobierno aragonés tendrá que justificar las propuestas y cada convenio específico deberá incluir los plazos de ejecución, los compromisos de financiación y los criterios y la secuencia de los pagos de la subvención. En las obras habrá que incluir carteles informativos con los escudos de España y Aragón para que quede claro quién financia las actuaciones.

Balance del Plan Miner

El ministro Álvaro Nadal cuantificó las ayudas que ha recibido Aragón al amparo del plan Miner: "Hay 396 mineros en Aragón con ayudas sociales, unos seis millones de euros invertidos en la restauración del espacio natural afectado y otros 15 millones con 68 proyectos en comarcas mineras". La última faceta de este plan es la que se completa ahora, con las ayudas a infraestructuras y de proyectos de restauración.

El titular de Energía quiso recordar, también, los férreos controles que existen en este tipo de subvenciones. "Las ayudas que se dan están intervenidas de manera muy estricta y eso es bueno porque así sabemos que el dinero que se va a la minería y al carbón es dinero bien empleado y dedicado a sus objetivos", explicó.

Etiquetas
Comentarios