Despliega el menú
Aragón

La capilla ardiente de Elías Yanes se instala este domingo en el salón del Trono del palacio arzobispal

Las puertas se abrirán de 12.00 a 20.00 a los visitantes que quieran dar su último adiós al arzobispo emérito de Zaragoza. El funeral y posterior sepultura tendrán lugar este lunes en el Pilar.

Imagen del salón del Trono, este sábado, preparado para acoger la capilla ardiente de Elías Yanes.
Imagen del salón del Trono, este sábado, preparado para acoger la capilla ardiente de Elías Yanes.
José Miguel Marco

La capilla ardiente del arzobispo emérito de Zaragoza, Elías Yanes Álvarez, permanecerá instalada en el salón del Trono del palacio arzobispal de la capital aragonesa. Las personas que quieran dar su último adiós al expresidente de la Conferencia Episcopal Española podrán hacerlo desde las 12.00 hasta las 20.00 de este domingo, y de 9.00 a 11.30 de este lunes. Según fuentes del Arzobispado de Zaragoza, la entrada se realizará por la escalera imperial del edificio ubicado en la plaza de la Seo, 6.

A continuación se trasladará el cuerpo a la basílica del Pilar, donde al mediodía se celebrarán los ritos exequiales, la misa funeral y la posterior sepultura en la cripta donde descansan los restos de personajes ilustres de la ciudad, como José de Palafox o monseñor Rigoberto Doménech, arzobispo de Zaragoza entre 1924 y 1955.

Javier Lambán visita la capilla ardiente de Elías Yanes

Elías Yanes, titular de esta misma archidiócesis durante casi tres décadas, falleció a las 23.20 del viernes en la residencia sacerdotal de la Fundación Tobías de la capital aragonesa, donde ha pasado sus últimos años, "tras un continuo debilitamiento a causa de la edad", informaron fuentes del Arzobispado. Monseñor Yanes había cumplido 90 años el pasado 16 de febrero.

Fue arzobispo de Zaragoza desde julio de 1977 hasta marzo de 2005, cuando fue relevado por su sucesor, Manuel Ureña. Nacido en la Villa de Mazo (La Palma) el 16 de febrero de 1928 y ordenado sacerdote el 31 de mayo de 1952, en el Congreso Eucarístico Internacional de Barcelona, el mismo año de su jubilación fue reconocido con el título de Hijo Adoptivo de Zaragoza otorgado por el Ayuntamiento.

Estuvo presente en los actos más importantes acaecidos en Zaragoza. En los momentos satisfactorios, como los relacionados con la restauración de la Seo, el Museo de Tapices y las visitas del papa Juan Pablo II (1982 y 1984). Y en los más dolorosos, como los funerales por las distintas víctimas de atentados terroristas que han tenido como escenario la capital aragonesa.

Tras la aceptación de su renuncia a la sede metropolitana de Zaragoza, por parte de san Juan Pablo II, en abril de 2005, mantuvo una gran actividad, hasta el primer semestre de 2015, en que se retiró prácticamente de la vida pública, "consagrándose a la oración y el estudio", detallaron este sábado fuentes del Arzobispado. Numerosas personalidades aragonesas del mundo de la cultura y la política transmitieron este sábado sus condolencias y palabras de recuerdo hacia Yanes.

Etiquetas
Comentarios