Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

Una ilustradora triunfa en Twitter con un hilo sobre por qué las princesas Disney también son un ejemplo de feminismo

La artista quiso ver "lo que pudo suponer una novedad o un paso hacia delante teniendo en cuenta la época donde surgió", y este fue el resultado.

Chel, un personaje femenino de La ruta hacia el Dorado.
Chel, un personaje femenino de La ruta hacia el Dorado.
Ilustración de Mirian Frias Ferrer (@Nixarim)

Disney ha dado a sus mujeres protagonistas más recientes la autodeterminación y fuerza necesarias para salir de sus propios problemas y ha definido cómo debe ser una princesa moderna. Así son Elsa y Anna, protagonistas de 'Frozen', Vaiana, de la película que lleva su nombre, o Mérida, de 'Brave'. Pero esto no siempre ha sido así y, en los últimos años, la compañía ha escuchado múltiples críticas sobre sus personajes y sus historias, (aunque muchas de ellas pertenezcan a cuentos con finales que Disney endulzó y estén inspiradas en lugares  y épocas muy diversos).

Son diversos los argumentos de quienes consideran que las princesas de Disney, más que magia y polvo de hadas, han traído el machismo y la misoginia a la generación más joven, promoviendo la filosofía de que las mujeres deben ser bellas, atentas, delicadas y entregadas, con pocas aspiraciones, para cuadrar con las expectativas de un 'vivieron felices y comieron perdices'.

Estos son algunos ejemplos que circulan por internet:

Ariel, Cenicienta, Bella, Jasmín y Blancanieves no tienen madre, son sus padres -y posteriormente sus parejas- quienes las mantienen. La primera regala su don, su vida y a su familia para enamorar a un hombre. La segunda vive en la miseria desde que su padre muere y su madrastra y hermanastras le hacen la vida imposible porque la envidian, hasta que un príncipe se enamora de ella y la salva. La tercera descubre que la belleza está en el interior, pero en el de él, porque ella no es nada fea. Y no solo eso, se la ha relacionado con el Síndrome de Estocolmo y con promover la violencia doméstica. A pesar de que la propia Emma Watson dijo sentirse muy identificada con Bella, por su independencia y su curiosidad. La cuarta, princesa de nacimiento, ve su relevancia política limitada a con quién debe casarse. La quinta enfada por su belleza a otras mujeres y solo el resto de hombres la pueden proteger. El pasado mes de febrero la propia Penélope Cruz aseguraba que cambiaba los finales de cuentos como Cenicienta o La Bella Durmiente

Sin embargo a quienes defienden estas teorías también les han salido opositoras, como la que explica que muchas de estas princesas no visten de azul por casualidad, o la que ha expuesto en su Twitter la ilustradora Mirian Frias Ferrer, alias Nixarim,  que ha decidido darle la vuelta a la tortilla y explicar por qué a estas princesas hay que saber verles también su parte feminista, dentro del contexto histórico en el que aparecieron.

Y lo hizo a través de un hilo que acumula cerca de 5.800 retuits y más de 7.200 'me gusta', entre ellos, los de 'La vecina rubia', famosa en las redes sociales por sus 'hashtags', su humor, su 'pelaso' y, en especial, por su preocupación por las causas sociales, siempre a golpe de 'tuit'.

Etiquetas
Comentarios