Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Mujeres

Eva Cerezo: "La maternidad penaliza a las mujeres en su carrera profesional"

Eva Cerezo es directora del Departamento de Informática de la Universidad de Zaragoza y profesora de Ingeniería Informática (el grado con menos mujeres).

Paula Figols. Zaragoza 07/03/2018 a las 05:00

"Soy física, doctora en Ingeniería Informática, estoy casada, tengo dos hijos, familia y amigos", así empieza muchas veces sus charlas Eva Cerezo, directora del Departamento de Informática e Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Zaragoza (la primera mujer que ocupa este puesto) para desmontar tópicos y prejuicios.

Eva Cerezo, de 48 años, es profesora del grado de Ingeniería Informática, la carrera con menor porcentaje de mujeres de la Universidad de Zaragoza (no llega al 10%). En muchas de sus clases, solo tiene alumnos chicos. Y entre los profesores también ellas son minoría. En la Escuela de Ingeniería y Arquitectura, solo hay una catedrática y una profesora titular. Contando profesoras colaboradoras, asociadas y ayudantes, son once. "Somos pocas pero muy activas", asegura.

Las mujeres representan más de la mitad del total del alumnado de la Universidad de Zaragoza; el 22% de la rama de Ingeniería y Arquitectura, y solo el 9% del grado de Ingeniería Informática (hay 35 mujeres matriculadas en Zaragoza y 7 en Teruel). "Hay muchos prejuicios que aún alejan a las mujeres de las carreras científicas, como pensar que las matemáticas y las ciencias son más propias de hombres por su dificultad. En el caso de Ingeniería Informática es aún más dramático y hemos perdido alumnas en los últimos años. Hay unos estereotipos asociados a los informáticos: son chicos asociales, solitarios, frikis, que trabajan encerrados en su casa y no tienen relaciones sociales. Esa imagen nos perjudica mucho. En realidad, la ingeniería y la informática tienen muchas aplicaciones útiles en la vida diaria", asegura Eva Cerezo, que se ha especializado en aplicaciones que facilitan las relaciones entre ordenadores y personas.

"Los prejuicios se combaten con visibilidad"

¿Cómo se combaten los prejuicios? "Los tópicos se desmontan con visibilidad. Es muy importante mostrar el trabajo que hacemos mujeres ingenieras y científicas, que nos vean, que las chicas más jóvenes y la sociedad tengan referentes", afirma Eva Cerezo, que lleva años dedicada a este labor de visibilizar a las mujeres científicas, como miembro de la Asociación de mujeres científicas y técnicas de Aragón (desde finales de los años 90) y luego integrada en la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT). Ella es vocal de la junta directiva de AMIT en Aragón, que cuenta con 46 asociadas.

La campaña 'Una ingeniera en cada cole' es un buen ejemplo de este trabajo por visibilizar a las mujeres científicas. Un grupo de profesoras de AMIT (entre ellas, Eva Cerezo) propuso en el curso 2015-16 organizar visitas de ingenieras a colegios para explicar a niños y niñas en qué consistía su trabajo. El primer año participaron 40 ingenieras, que visitaron 20 centros educativos. En esta tercera edición se han implicado también el Departamento de Educación y los colegios profesionales de ingeniería. Más de 120 ingenieras impartirán charlas y talleres en los colegios entre marzo y mayo.

"Lo hacemos en Primaria, porque en Secundaria ya es tarde. En esa etapa, los prejuicios han calado y muchas chicas ni se plantean estudiar ingenierías. Nos encontramos con maestras que no le dan importancia a este tema. Y chicas que desde pequeñas asumen 'que las matemáticas son difíciles y son para los chicos'. Hay estudios que demuestran que las chicas se evalúan por debajo de sus capacidades reales. Tenemos un problema de falta de autoestima y autopercepción", señala Eva Cerezo.

Reuniones solo de diez a cinco de la tarde

Eva, madre de un niño de 11 y una niña de 9 años, tiene sus horarios muy claros. "No convoco reuniones ni suelo acudir a actos antes de las diez ni después de las cinco de la tarde. Ese tiempo es para conciliar mi vida profesional y familiar. Antes trabajaba de nueve a nueve, pero con ese horario no podría atender a mis hijos", apunta.

"Se puede compatibilizar el trabajo con la crianza, pero con un coste tremendo. Las mujeres estamos muy cansadas y tenemos que renunciar a más cosas. La maternidad penaliza a las mujeres en su carrera profesional. En mi caso, tuve que dejar de asistir a congresos durante un tiempo y no puedo hacer una estancia de varios meses o años en el extranjero, porque mi familia está aquí", señala.

Ella defiende las cuotas y la discriminación positiva para paliar la situación de desigualdad. "Las mujeres estamos muy mentalizadas y convencidas del cambio social. Necesitamos también a los hombres para este cambio. Estamos viviendo un momento de mucho debate, en el que la situación de las mujeres se ha puesto en primer plano. Ojalá no sea solo una moda y traiga un cambio real. Ojalá nadie, ni hombres ni mujeres, tengan que elegir entre su carrera profesional y sus hijos", reflexiona.

 

Lea aquí otras historias de mujeres pioneras.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo