Despliega el menú
Aragón

Aragón y Navarra buscan soluciones a la fragmentación parcelaria en los regadíos del río Queiles y El Val

Esta fragmentación afecta a unas 10.000 hectáreas divididas de forma bastante equitativa en ambas comunidades, con miles de propietarios.

La reunión se ha mantenido en la casa de administración del embalse de El Val.
Aragón y Navarra buscan soluciones a la fragmentación parcelaria en los regadíos del río Queiles y El Val
N.B.

El Gobierno de Aragón y la Comunidad Foral de Navarra buscan soluciones a la fragmentación de la propiedad que afecta a los regadíos de los usuarios del río Queiles y el embalse del Val.  Los consejeros de Desarrollo Rural de ambas administraciones, el aragonés Joaquín Olona y la navarra Isabel Elizalde, se han reunido esta mañana en Los Fayos con la Junta General de usuarios, representantes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y comunidades de regantes para abordar este problema.

“Es necesario modernizar el regadío tradicional, porque se está perdiendo y tenemos que ser capaces de recuperarlo”, ha dicho Olona, para quien es “prioritario” afrontar el problema de la fragmentación de la propiedad, ya que “hace que con los sistemas convencionales sea difícil de abordar”.

Esta fragmentación afecta a una extensión de tierra de unas 10.000 hectáreas divididas de forma bastante equitativa en ambas comunidades, con miles de propietarios. La concentración parcelaria es la solución, pero según el consejero, con “un enfoque innovador y diferente”. “Es un reto social, de configurar explotaciones agrícolas que permitan tener una capacidad de pago para afrontar esas inversiones que sean viables, porque si no sería muy difícil su explotación y su aprovechamiento”, ha explicado Joaquín Olona.

Por su parte, la consejera navarra ha destacado que “la colaboración con Aragón es continua desde el principio de la legislatura, tenemos que trabajar juntos porque es una cuenca que se comparte entre las dos comunidades autónomas”. Para Isabel Elizalde, se trata de “un problema de infraestructura de regadío pero también de un problema social por cómo está fragmentada la propiedad”. “Las dos comunidades queremos favorecer el desarrollo rural, que se quede la población en estas localidades, y que el sector primario tenga una posibilidad de futuro, y para ello hay que trabajar desde una perspectiva muy trasversal”, ha advertido Elizalde.

Desde la Junta General son muy conscientes de que es necesario un cambio. “La agricultura, de la forma en que está funcionando ahora, de aquí a unos años está muerta. Tenemos un embalse, y hemos mejorado pero no lo suficiente como para mejorar la producción, y cambiar de cultivos, para hacer producciones rentables”, ha dicho su presidente, Jaime Vázquez.

La mejora de las canalizaciones, y la calidad del agua son aspectos a desarrollar, pero en la reunión de esta mañana el debate se ha centrado en la fragmentación parcelaria.

Etiquetas
Comentarios