Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

Momentos más polémicos de Salvados

El programa de La Sexta emite su décima temporada con grandes índices de audiencia y, sobre todo, repercusión en la sociedad.

Évole, en el programa 'Stranger Pigs'
Évole, en el programa 'Stranger Pigs'

Después de 10 años en antena, no queda prácticamente nadie que no haya oído hablar en algún momento de Salvados. Uno de los programas de referencia de la televisión actual, que cada domingo por la noche concentra frente a la pequeña pantalla a miles de personas en toda España. El espacio de La Sexta, presentado por el polémico Jordi Évole, celebra su décimo aniversario. Y, de momento, lo hace con un arranque de temporada que nuevamente vuelve a cosechar importantes éxitos de audiencia.

Pero, al margen de las cifras, la nueva temporada de Salvados no está dejando indiferente a nadie, manteniéndose fiel a su inicial estilo gamberro y desenfadado, pero incorporando un tono cada vez más serio. Estos son algunos de los momentos más polémicos que ha dejado Salvados durante sus primeros diez años de emisión.

¿Qué hay detrás de la industria cárnica? Fue la segunda entrega de la nueva temporada y, sin duda, una de las que más polémica ha generado en diferentes colectivos. El programa 'Stranger Pigs' mostraba "la otra cara" del sector de la carne en España. Para ello, Évole entrevistaba a expertos sobre el modelo de producción, al mismo tiempo que visitaba mataderos y granjas para conocer de primera mano las terribles condiciones en las que vivían los animales. Su emisión hizo que varias cadenas de supermercados retirasen de sus establecimientos los productos de la empresa cárnica española El Pozo. Una medida que rápidamente obtuvo respuesta por parte de la empresa, que se desvinculó de la granja proveedora de las imágenes que aparecían en el programa. José María García, citado a declarar: Otras de las consecuencias más sonadas de la nueva temporada es la citación del juez del caso Lezo, Manuel García Castellón, al periodista José María García, quien protagonizó un esperado cara a cara con su máximo rival de la noche radiofónica José Ramón de la Morena. En Salvados, García insinuó que el expresidente de OHL, Villar Mir, "pasó por caja" para obtener adjudicaciones públicas. La citación se produjo tan solo un día después de la emisión del programa, en el que, tras nombrar a un "poderosísimo" constructor que había llegado a ser ministro, Évole le preguntó: ¿Empieza por Villar y termina por Mir? "Empieza por V y acaba por R", respondió José María García. Más de 30 horas de espera para entrevistar a Maduro. Una de las entrevistas más esperadas fue la que realizó en 2017 al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. En su conversación, sin ningún tipo de "condicionamiento" por parte del entrevistado, Maduro repasó los problemas que vive el país, aunque también pudo "explicar" y "contar lo que para él es una dictadura" y el "por qué se habla tanto en España de Venezuela". El dirigente, incluso, llegó a citar a Zaragoza como ejemplo de ciudad española con pobreza. Flores republicanas sobre la tumba de Franco: si por algo se ha caracterizado Salvados, especialmente en sus inicios, es por su tono gamberro y polémico. En su primer año, Évole visitó el Valle de los Caídos, llegando incluso a depositar unas flores con los colores republicanos sobre la tumba del dictador. "Se parece a una estación de metro. Próxima estación, Valle de los Caídos, correspondencia con el infierno", llegó a decir el presentador, que frente a la tumba de Franco decidió comunicarse con carteles. "Es el mejor homenaje que se le puede hacer, limitar la libertad de expresión como hacía él", afirmó. Un etarra arrepentido: otro de los programas que más controversia suscitó fue la entrevista a Iñaki Rekarte, exetarra desvinculado de ETA tras pasar media vida en la cárcel.  En la grabación, Rekarte cuestiona que quienes "han ido matando en nombre de la política" como él ahora puedan tener derecho a voto. Operación Palace: había generado una gran expectación. El programa Operación Palace desgranaba una supuesta información sobre una serie de papeles que explicaban que el golpe de estado del 23F había sido un montaje. Sin embargo, el desarrollo del documental manifestaba que lo que de verdad había sido un engaño era el propio reportaje, lo que generó enormes críticas en las redes sociales. Según el programa, solo el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero, creía que el golpe era real. El resto de protagonistas, del Rey a los testigos presenciales en el Congreso, así como la prensa, participaron en el montaje. Operación Palace alcanzó el minuto de oro a las 22.21, con 6.220.000 espectadores (27,5% de cuota de pantalla).- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios