Aragón
Suscríbete por 1€

Italia sospechaba que el Ruso podía refugiarse en España y que tenía contactos en Valencia

Antes del triple crimen de Andorra, ya había informado a nuestro país para pedir colaboración. En julio se localizó en Manises a un excompañero de celda y amigo del asesino, pero se ignoró la pista.

Momento de la detención de Feher
Momento de la detención de Feher
Jorge Escudero

El levantamiento de parte del secreto del sumario por el triple crimen de Andorra ha sacado a la luz la colaboración que existía desde tiempo atrás entre Italia y España en la búsqueda de Norbert Feher, alias Igor el Ruso. De hecho, como se refleja en los documentos de la comisión rogatoria, el país transalpino había llegado a la conclusión de que el peligroso delincuente podría haberse refugiado en nuestro país amparado por una organización criminal serbio-marroquí dedicada al narcotráfico, falsificación de documentos y tráfico de personas.

Las pesquisas de los italianos habían llegado al punto de situar a un antiguo compañero de celda y posible colaborador del Ruso, también huido de la justicia, en la zona de Valencia. Sin embargo, ni toda esta información, ni las huellas dactilares del criminal que manejaba Europol ni el hecho de saber que se trataba de un experto en técnicas militares de guerra y supervivencia sirvieron para sospechar de que podría tratarse de la persona que andaba asaltando a tiros masicos por los pueblos de Teruel.

Dos homicidios consumados y otro en grado de tentativa perpetrados en abril del año pasado en Bolonia y atribuidos a Norbert Feher –quien reconoció a la juez de Alcañiz que usaba hasta 23 identidades falsas–, hicieron que las autoridades italianas movilizaran entonces un ingente dispositivo para atraparlo. El despliegue –con agentes de Policía, militares, perros e incluso aviones– no logró su objetivo y el asesino cruzó la frontera. Pero el país transalpino inició entonces una ardua investigación –en torno al círculo familiar del fugitivo y a quienes habían sido sus compañeros en prisión– en la que se estableció una colaboración recíproca con Serbia (su país natal), Francia, Austria y "especialmente" (dice la Fiscalía de Bolonia) España.

Según fuentes de la Guardia Civil que han llevado la investigación de los crímenes de Andorra, nada sabían ellos de la posible presencia del Ruso en España y menos aún en una comunidad vecina como la valenciana. Pero lo cierto es que la pista italiana parecía buena, puesto que en el sumario del caso se incluye también un informe de la Policía Local de Manises sobre la identificación en esta localidad levantina, el 4 de julio de 2017, de Luigi Scrima, a la postre, excompañero de celda del Ruso del que hablaban las autoridades transalpinas.

A los municipales les hizo sospechar la forma de actuar de este hombre y lo pusieron en conocimiento de la Policía Nacional por si había alguna reseña del italiano en Sirene, sistema de información con el que trabaja Europol. Según el informe del Ayuntamiento de Manises, les confirmaron que existía una reseña y les dieron un contacto de la oficina de Sirene, que primero les dijo que no facilitaban datos a la Policía Local y que, ante la insistencia, volvió a negarse diciéndoles literalmente: "Eso no será nada".

El pasado 14 de diciembre el Ruso volvía a matar a tres personas en Andorra, poniendo de manifiesto la necesidad de no desdeñar cualquier posible pista –por remota que parezca– a la hora de localizar a un asesino de la talla de Norbert Feher.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión