Despliega el menú
Aragón

Si le llaman de un +881 no lo coja, es una estafa

Varios zaragozanos aseguran haber sido víctimas de un timo telefónico basado en llamadas perdidas

Ejemplo de número de teléfono sospechoso
Si le llaman de un +881 no lo coja, es una estafa
Heraldo

Si le llaman al teléfono desde un número que empieza por +881 o +371 no lo coja, puede estar siendo víctima de una estafa. Varios zaragozanos aseguran haber sido engañados en las últimas semanas mediante un timo basado en llamadas perdidas que se realizan desde el extranjero.

El teléfono suena, pero solo durante unos segundos (normalmente un tono) y si el receptor devuelve la llamada, es víctima de una estafa que puede incrementar significativamente su factura. Esto se debe, según explican fuentes de la Policía Nacional, a que el número que se marca tiene asignada una tarificación especial que permite que el interlocutor se lucre económicamente de las llamadas que recibe.

Cuantos más minutos se mantiene la llamada, mayor es el perjuicio. "Suele ser un número largo, con prefijo de un país extranjero", apuntan las mismas fuentes. Los hay que proceden de Albania, Nigeria, Ghana...

Carmen (nombre ficticio) lleva días recibiendo llamadas de teléfonos desconocidos. Contestar una de ellas le costó 0,52 céntimos. "Colgué en cuestión de segundos al ver que estaba llamando a un teléfono de Letonia", explica. Aunque bloqueó ese número de teléfono, le han vuelto a llamar en repetidas ocasiones desde otros prefijos. "Tengo llamadas de enero, del 10 de febrero, del 11... Llaman tres días seguidos, paran un tiempo y vuelven a hacerlo a las pocas semanas", afirma.

El prefijo internacional +881, uno de los que aparecen en su registro de llamadas, no pertenece a ningún país, sino que está reservado a móviles con conexión vía satélite. Sin embargo, puede confundirse fácilmente con el 881 de Galicia. Si no se devuelve la llamada, en cualquier caso, no existe ningún peligro.

La Policía Nacional explica que estas llamadas suelen hacerse "de madrugada o por la noche" para que las víctimas no tengan tiempo para cogerlas y se expongan a la estafa. Este, admiten los agentes, no es un timo nuevo. "Lleva años produciéndose a nivel mundial", añaden. El problema es que "generalmente no se pone denuncia". Esto, unido a la dificultad para localizar a los estafadores, que cambian de número de teléfono regularmente, hace que el problema continúe.

La Policía Nacional recomienda "no contestar llamadas que no se esperan ni de números desconocidos". El cuerpo ha llegado a alertar de la estada a través de sus perfiles en Facebook y Twitter. No obstante, el número de afectados sigue aumentando.

Etiquetas
Comentarios