Despliega el menú
Aragón

Casbas: de la clausura a la verdura

El monasterio de Casbas, que habitaron religiosas de clausura hasta 2004, ofrece visitas guiadas y actividad cultural, además de albergar una interesante iniciativa de agricultura ecológica.

Roberto García revisa el huerto del monasterio. Al fondo, la sierra de Guara.
Roberto García revisa el huerto del monasterio. Al fondo, la sierra de Guara.
Laura Uranga

El huerto ecológico con el tomate como producto estelar; visitas guiadas a un edificio que refleja en sus dos alturas el paso del tiempo en estructuras casi geminadas –separadas por cuatro siglos de historia– y un enclave de cine para rodajes y proyecciones; he ahí tres de las vertientes de interés del monasterio de Nuestra Señora de la Gloria de Casbas de Huesca. El colectivo de esforzados que se agrupa en la Asociación de Amigos del Monasterio ha hecho causa común con el Ayuntamiento de Casbas y la Hoya de Huesca para dotar de actividad al recinto, que pertenece a la Fundación Progea. Esta institución remite al extinto grupo empresarial que entró en concurso voluntario de acreedores hace cinco años. Antes había acometido obras de reforma en el monasterio y lo había abierto al público (2012).

El monasterio se fundó en 1173 por iniciativa de la condesa Oria de Pallars y el obispo Esteban de Huesca. En 1208 se adscribió al Císter, siguiendo los pasos de Vallbona o Santes Creus, referencias de monasterios cistercienses femeninos. Tras el Concilio de Trento pasó a ser de clausura por dictamen del Papa, y las monjas estuvieron aquí hasta 2004.

Casbas: de la clausura a la verdura

El monasterio vivió un proceso de duplicación y remozado con el devenir del tiempo. Julio Bernués, miembro de la Asociación, lo detalla. "En el siglo XVI, con el imperio español en su apogeo, se construyó otro monasterio encima del románico. Con la llegada de la clausura hubo que hacer nuevas obras para adaptar su uso. En el XIX, con la desamortización de Mendizábal, las monjas perdieron sus propiedades; la mayoría provenían de familias adineradas, y eran rentistas".

Julio y su esposa Begoña Carrera Blecua (hermana de Alberto, afamado pintor oscense que falleció el año pasado en un accidente automovilístico) son docentes y residen en Huesca; él es profesor de Análisis Matemático en la universidad de Zaragoza, y ella imparte clases de música en un centro educativo de Huesca. Hace diez años, en una visita a Casbas, quedaron prendados del entorno. "Fue amor a primera vista –recuerda Begoña– y pronto se puso en marcha el huerto. El grupo lo formaba un colectivo muy pequeño de gente; poco después de descubrirlo entramos a través de amistades y desde entonces no hemos faltado".

Reparto de tareas

La huerta fue prosperando hasta la explotación actual de hectárea y media; es el tamaño que quieren sus 65 socios. Roberto García es la persona designada para cuidar de los cultivos todo el año; los socios vienen por grupos los lunes, miércoles y sábados para emprender todo tipo de trabajos en el campo y, cuando toca, en el monasterio. "La Hoya de Huesca –aclaran Julio y Begoña– ha ayudado mucho con el tema de las visitas guiadas, que efectúa Jesús Pérez; son diarias en verano y bajo reserva telefónica el resto del año. Desde el Ayuntamiento, empezando por la alcaldesa María Pilar Viu, siempre se vuelcan con todo lo que hacemos".

Los socios de la huerta se reparten casi al cincuenta por ciento entre Huesca y Zaragoza. "Nos turnamos. Los lunes –explica Julio– preparamos las cestas de productos para el reparto destinados a los socios, que se hace el martes; los miércoles se dedican a limpieza del gallinero, que tiene unas 170 inquilinas, además de podar y desbrozar, y los sábados vienen los que pueden a implicarse en todo tipo de tareas".

El tomate es el rey

Roberto aclara que "el producto estelar en temporada es el tomate, ya en verano; también calabacín, pimiento, pepinos… en invierno calabaza, patata, cebolla, acelga y borraja. También tenemos higo, perales y manzanos autóctonos que llamaron la atención del CITA. Es huerta en zona de secano, hiela mucho, cuando hay calor es como en Zaragoza… no es fácil". "También tenemos ocas y tres gallos –recuerda Begoña– y aunque hemos tenido nuestros sobresaltos meteorológicos, esto es un placer para todos los socios; además, encontrar a Roberto fue una suerte. Hace poco, un tornado arrasó los pinares cercanos y la valla del huerto; hubo que ponerse a reparar todo, pero ni eso puede con nuestra ilusión. . El rédito del huerto, una vez hecho el reparto de productos entre los socios, se vende y se destina a obras en el monasterio, ya pagar a Roberto".

La gastronomía también se abre paso en Casbas, con catas de tomate del huerto del monasterio y tortilladas: la nueva asociación Valle de la Gloria está detrás de muchas de ellas. "Hicimos la última en octubre –recuerda Roberto– y ahora habrá otra en marzo, a la que vendrá gente de los pueblos del municipio: Sieso de Huesca, Junzano, Panzano, Labata y Santa Cilia. Haré migas".

El responsable permanente del huerto recuerda que el apellido ‘ecológica’ de su producción es literal. "Incluso el ‘compost’ y los fertilizantes son nuestros, sin usar químicos, y eso que estamos rodeados de campos y granjas que sí los usan".

Julio, Begoña y Roberto sueñan con un futuro próspero para el monasterio. "Hace poco estuvimos en Vallbona, y daba un poco de envidia. Fomento acaba de meter cinco millones de euros allá. Con lo que hacemos aquí da para parchear cosas, pero a eso llegamos. La meta es abrir la hospedería, lugar ideal para gente que quisiera hacer lo que hacemos nosotros, trabajar la huerta, estudiar, escribir un libro... y desconectar de todo, claro".

Los rodajes de ‘La novia’ e ‘Incierta gloria’

La creación de la Huesca Film Office supuso un antes y un después para toda la provincia en materia de promoción a través del séptimo arte. Una completísima información sobre las posibilidades de escenarios oscenses como platós naturales ha sido la llave para numerosas iniciativas de alto calibre en los últimos años. En Casbas hay dos muy recientes, ligadas al entorno del monasterio; ‘La novia’, de la aragonesa Paula Ortiz, candidata a múltiples premios en los Goya de 2017 y ganadora de dos estatuillas, e ‘Incierta gloria’, del mallorquín Agustí Villaronga, estrenada el año pasado. Ambas tienen algo muy importante en común; la presencia en el reparto de la actriz zaragozana Luisa Gavasa, que ganó un Goya por su trabajo en la cinta de Paula Ortiz. Hace casi tres años, el monasterio de Casbas se convirtió por unos días en la casa del novio dentro del guión de Paula Ortiz y Javier García Arredondo, basado en las lorquianas ‘Bodas de Sangre’. Agustí Villaronga rodó el 3 de junio de 2016 en el lavadero y el patio renacentista del monasterio, y llenaron el área de nieve artificial, hecha con fécula de patata. ‘La novia’ se proyectó en el verano de 2016 en el propio monasterio. El año pasado se exhibió allá –suele colocarse una inmensa pantalla en el patio– la película ‘Requisitos para ser una persona normal’, de Leticia Dolera, premiada en el Festival de Cine de Huesca.

LOS IMPRESCINDIBLES

BTT Sierra de Guara

Nació en Casbas para dinamizar el tirón turístico sostenible en la sierra de Guara. Ya van seis ediciones de la Cicloturista BTT Valle de la Gloria, con paso por Labata, Casbas, Junzano, Angüés, Sieso y Foces de Ibieca.

Quesos Villa Villera

Son un orgullo para Sieso de Huesca. Artesanos al cien por cien, recibieron dos galardones en los World Cheese Awards de 2012. Tienen queso fresco, curado, semicurado, requesón, tarta de queso, yogur y flan de huevo.

Atractivos del municipio

En el territorio de Casbas de Huesca se pede admirar la torre de la Transfiguración y la ermita de los Moros de Junzano, la estalagmita del despoblado de Bascués y las rutas por el río Formiga junto a la sierra, entre otras.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios