Despliega el menú
Aragón

Hasta cuatro hoteles de Aragón podrían ser de “gran lujo” a partir de este verano

El Decreto que recoge la especialización de este sector se publicó esta semana y entrará en vigor en seis meses.

Hotel Reina Petronila, uno de los establecimientos de Aragón que podrá presentarse para obtener el reconocimiento de "gran lujo".
Hotel Reina Petronila, uno de los establecimientos de Aragón que podrá presentarse para obtener el reconocimiento de "gran lujo".
Pedro Etura

Aragón cuenta con cuatro hoteles de cinco estrellas que, a partir del próximo verano, podrán obtener el reconocimiento de “gran lujo”. En concreto se trata de los establecimientos Reina Petronila, Palafox, Monasterio de Boltaña y el recién estrenado Segura de Baños (abrió sus puertas el pasado verano, convirtiéndose en el único de la provincia de Teruel con esta categoría). Para poder solicitar esta acreditación es necesario cumplir el 70% de un total 308 puntos, que aparecen incluidos en un centenar de categorías. Según subraya este decreto, “de esta cantidad, como mínimo el 50% corresponderá al bloque de infraestructuras y el 30% al de servicios y ocio. El resto de la puntuación necesaria para alcanzar la puntuación mínima exigida se obtendrá indistintamente de cualquiera de los dos bloques”.

Entre las condiciones de este primer bloque (infraestructuras) se encuentra el tamaño de las habitaciones. Tener al menos un 50% de estas con amplias medidas supone un total de 30 puntos. Ejemplo de ello es que las dobles deben tener como mínimo 20 metros cuadrados (sin contar el baño), mientras que para obtener la categoría de 5 estrellas solo es necesario que midan 17. Asimismo, si el 50% de los baños miden más de 6 metros cuadrados se consiguen un total de ocho puntos y si el 30% de las habitaciones tienen una terraza de 3,5 metros cuadros se logran hasta 10 puntos adicionales. Es decir, para ser considerado de gran lujo, una buena parte de las habitaciones deben tener más de 30 metros cuadrados.

También tiene gran relevancia que las camas tengan un tamaño superior al estándar (otros 10 puntos) y que disponga de una sala de banquetes para, al menos, 150 personas (8). Respecto a los servicios y el ocio, tiene especial valor la formación del personal de recepción y del restaurante. Que las personas contratadas en estas dos áreas tengan reconocido un nivel B1 de Inglés y otro idioma extranjero más da hasta 14 puntos. La limpieza especial de colchones cada tres años (con su correspondiente certificado), tener el bar abierto durante, al menos, doce hora diarias todos los días y ofrecer un desayuno para madrugadores son otros de los aspectos con más valor: 5 puntos por cada uno.

Asimismo, es puntuable el número de máquinas que hay en el gimnasio (3 puntos), la existencia de piscina no climatizada en el exterior (2), la zona de juegos infantiles (3), la opción de canguros bajo petición (1) y el servicio de limusinas (1), entre otros. Todavía se desconoce si alguno de los establecimientos que actualmente pueden solicitar este reconocimiento lo harán a partir de este verano (cuando entre en vigor el actual decreto), ya que aseguran que deben estudiar detalladamente los requisitos que se solicitan. Por su parte, desde el departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón confirman que existe cierto interés en el sector, aunque recuerdan que hasta dentro de seis meses no se hará efectivo ningún cambio.

Desde la Asociación de Hoteles de Zaragoza valoran de manera muy positiva que Aragón ofrezca a los hoteles la posibilidad de especializarse. “El proyecto nace con la finalidad de armonizar los requisitos regulados en las diferentes partes del territorio nacional y europeo. De este modo, el turista puede tener garantizados una serie de servicios mínimos en función de la categoría de los establecimientos”, subraya Antonio Presencio, presidente de la Asociación de Hoteles de Zaragoza y director del hotel Reina Petronila, uno de los cuales podría convertirse próximamente en “gran lujo”. Del mismo modo, subraya que con el actual decreto “se está dotando un mayor valor a los servicios prestados”.

Cuatro estrellas superior

El decreto recién publicado también ofrece la posibilidad de que un hotel de cuatro estrellas sea reconocido como superior. Según los últimos datos del Instituto Aragonés de Estadística (Iaest), referidos a diciembre de 2016, la comunidad aragonesa contaba con más de 60 hoteles de cuatro estrellas. Por lo que todos ellos, la mayoría ubicados en la provincia de Zaragoza y en la de Huesca, podrán optar a ser reconocidos como superiores. Al igual que en el "gran lujo" es necesario cumplir el 70% de los requisitos que se encuentran enumerados en el anexo (algunos iguales y otros diferentes a la categoría de cinco estrellas). Entre ellos, destaca que el 50% de las habitaciones dobles midan, al menos, 17 metros cuadrados (sin baño) o que la anchura de los pasillos sea de 1,60 metros.

Otras cuestiones a tener en cuenta es que todas las habitaciones dispongan de servicio de minibar (2 puntos), un servicio de portero y aparcacoches durante, al menos, 16 horas (6 y 3 puntos respectivamente); y ofrezcan el  préstamo de albornoz y zapatillas para los clientes (4). Asimismo, se valorará que el 50% de las habitaciones tengan bidé o inodoro inteligente con función de lavado (2) o que el personal del área de restauración tengan un nivel B1 en inglés (5).

Otras especialidades

Aparte de los servicios más exclusivos, los hoteles aragoneses se podrán especializar por el tipo de clientes que tienen y el espacio geográfico en el que se encuentran. Desde agosto habrá siete especialidades: de montaña, familiar, deportivo, motel, de congresos y eventos, enoturístico y monumento. No obstante, existe la posibilidad que, debido a la demanda, se puedan añadir otros reconocimientos. Los principales requisitos para cada uno son:

Montaña. Entre otras cuestiones, deberán estar ubicados en zonas montañosas, la superficie destinada a salones y comedores tendrá que ser un 20% superior a la marcada en cada categoría y podrán reducir las dimensiones de las habitaciones, dependiendo de la cota de altitud en la que estén construidos. Familiar. Este tipo de hoteles contarán con parque infantil, zona de esparcimiento, ludoteca, guardería, comedor con menú infantil, entre otras cuestiones relacionadas con menores. Además, el 50% de las plazas se ofertarán a través de la modalidad de unidades de alojamiento familiar (compuestas cada una de ellas por dos o más dormitorios y uno o más cuartos de baño). Estos espacios tendrán microondas y calienta biberones. Deportivo. Un menú dietético, gimnasio, zona de relajación, monitores titulados y venta o alquiler de material destinado a la práctica deporte son alguna de las obligaciones que deberán cumplir. Asimismo, será necesario que cuenten con las instalaciones necesarias homologadas con arreglo a las normas federativas correspondientes) para que sus clientes practiquen deportes. Motel. Esta especialización va dirigida a establecimientos cercanos a la carretera, “que facilitan el alojamiento en departamentos con entrada independiente, disponiendo de garaje o aparcamiento cubierto anejo a los mismos en igual número como mínimo al de unidades de alojamiento”. En estos casos las zonas comunes se reducirán y será obligatoria la presencia de máquinas expendedoras de bebidas frías y calientes, así como de alimentos. Congresos y eventos. Solo disponible para hoteles con un mínimo de tres estrellas. Tendrán que contar con una sala de conferencias dotada de equipos audiovisuales, salas de reuniones para grupos reducidos, despachos y servicios ofimáticos, entre otras cuestiones. Enoturístico. Serán establecimiento vinculados de forma directa con una o varias bodegas; por ello, deben contar sala de catas, sumiller y carta de vinos. Monumento. Estarán ubicados en inmuebles que forman parte del Patrimonio Cultural Aragonés, que han sido declarados Bienes de Interés Cultural o Bienes Catalogados, o que están incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural Aragonés. Rural. Tendrán que estar situados en inmuebles de “singular valor arquitectónico o que respondan a la arquitectura tradicional de la zona”. Además, la decoración interior de la vivienda deberá tener consonancia con la tipología constructiva del inmueble y no podrán superar las 40 plazas.

Etiquetas
Comentarios