Despliega el menú
Aragón

La RAPA propone una fórmula para ahorrar hasta un 40% en el ICA

Olona descarta una moratoria para Zaragoza por ser "técnica y jurídicamente imposible", aunque cree posible un acuerdo

Reunión entre el Gobierno de Aragón y la RAPA, hoy en el Pignatelli
Reunión entre el Gobierno de Aragón y la RAPA, hoy en el Pignatelli
José Miguel Marco

La Red de Agua Pública (RAPA) ha propuesto este martes al Ejecutivo aragonés sustituir el actual Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) por una tasa autonómica y un tributo compensador que, según sus estimaciones, permitiría ahorrar hasta un 40% a los contribuyentes, ya que "los costes no cubiertos se cubrirían con otros ingresos del presupuesto de la Comunidad".

El colectivo se ha reunido este martes por la mañana con el presidente de Aragón, Javier Lambán, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, y la directora del Instituto Aragonés del Agua (IAA), Inés Torralba, en el edificio Pignatelli. Allí han trasladado su propuesta de reforma, que contempla una tasa autonómica de depuración que "equivaldría al precio por metro cúbico que se factura en Zaragoza". Según su portavoz, Enrique Gracia, esta tasa "se aplicaría a los municipios que reciben el servicio de depuración a través del IAA". Se facturaría a los usuarios receptores del servicio y se aplicarían "criterios de progresividad con una cuota fija que no superaría un tercio de los ingresos", fórmula con la que pretenden conseguir "un consumo responsable".

El tributo, por su parte, se giraría "a todos los municipios de Aragón, independientemente de si tienen o no depuradora". Su coste, según ha dicho, "equivaldría a la diferencia entre la tasa autonómica y al precio por metro cúbico de depuración facturado en España". Esta propuesta, que haría que los hogares ahorrasen hasta un 40%, cubriría un 80% de los gastos anuales. El resto, han insistido, saldrían de otros ingresos autonómicos. Esto "estimularía la necesidad de buscar fórmulas para reducir los costes" y "corresponsabilizaría a la Comunidad de los errores de gobiernos anteriores".

Al margen del ICA, la RAPA reclama la paralización de los procedimientos de licitación en marcha, la extinción del Instituto Aragonés del Agua y la aplicación de una moratoria en Zaragoza y en poblaciones sin depuradora "hasta que se implante un nuevo modelo de financiación". El consejero Olona, no obstante, ya ha descartado esta posibilidad, que considera "técnica y jurídicamente imposible".

El titular de Desarrollo Rural y Sostenibilidad ha defendido la necesidad de que la depuración se siga sufragando a través de un impuesto y no de una tasa como propone la RAPA. En todo caso, ha asegurado que el Gobierno y la Red de Agua Pública coinciden en cuestiones de fondo, por lo que no descarta poder llegar a un acuerdo a mediados de marzo, plazo que fija el acuerdo presupuestario firmado con Podemos. La previsión es que las negociaciones, que se retomarán este jueves con la segunda reunión de la mesa técnica, den lugar a una propuesta que se remitirá a la mayor brevedad a las Cortes.

La RAPA ha solicitado la presencia del consejero en esta comisión. Olona, no obstante, se ha mostrado partidario de "respetar las reglas del juego". "Tenemos que llegar a una solución de consenso", ha dicho.

Por su parte, el vicepresidente de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias, Ignacio Herrero, que también se ha reunido con el Gobierno de Aragón, ha rechazado la propuesta de la RAPA y, en su lugar, ha insistido en la necesidad de aplicar nuevas exenciones y bonificaciones al actual tributo. "Parece que el impuesto sea nuevo, pero la mayoría de los ayuntamientos lo llevamos pagando 14 años", ha asegurado. También se ha referido a la complicada situación que viven aquellos consistorios que no tienen depuradora y son sancionados por la Confederación Hidrográfica del Ebro por verter sus aguas sin tratar.

Etiquetas
Comentarios