Despliega el menú
Aragón

Vencillón: los bicivoladores

La nueva instalación hace de la localidad de la Litera un enclave único en Aragón para los amantes del ‘frestyle’ y el ‘biketrial’, gracias al impulso de Gonzalo Raluy y el apoyo de las instituciones.

Gonzalo Raluy se asoma a uno de los tubos del 'bike park' de Vencillón.
Gonzalo Raluy se asoma a uno de los tubos del 'bike park' de Vencillón.
Laura Uranga

Para los amantes de las emociones fuertes en la bicicleta, contar con una ‘dirt track’ (concepto en el idioma de Shakespeare que alude fundamentalmente a un circuito de velocidad y saltos sobre tierra) es un lujo. Si además se combina con zona de trial para los equilibrios, rampa con piscina de espuma para entrenar y zonas infantiles, la cosa toma cuerpo de sueño hecho realidad: un ‘bike park’ en toda la regla. Eso ha ocurrido en Vencillón, pueblo de la Litera muy próximo a Binéfar. La zona deportiva se combina además con polideportivo de apertura lateral y, próximamente, pista de pádel.

Gonzalo Raluy tiene 32 años, es de Vencillón y ha impulsado la creación del referido templo bicicletero. El origen de la idea es duro. "Me diagnosticaron espondilitis anquilosante, un tipo crónico de artritis que afecta sobre todo a la base de la columna. Además, encontraron un pequeño tumor en mi cabeza. El médico me dijo que el ejercicio me ayudaría con los dolores; un amigo montaba en bici, me aficioné y entonces pensé en lo bueno que sería tener un sitio como el que ahora existe en Vencillón. A mí, personalmente, la bici me alegra el espíritu, y eso ayuda con cualquier padecimiento que tengas".

Gonzalo habló con su alcalde, Ramón Capel, y encontró el apoyo que buscaba. "Ramón se movió mucho, la DPH ayudó financieramente, yo aporté mi constancia y empezamos poco a poco con el proyecto, primero con exhibiciones, cuatro saltos, luego fue a más; aunque hubo gente en contra, como pasa con cualquier idea que se sale un poco de lo habitual, la mayoría del pueblo se volcó. Inauguramos la pasada primavera, somos pioneros en Aragón, lo mantenemos lo mejor posible y la idea es seguir haciendo cosas. Lo más cercano parecido está en Barcelona, en Premiá de Dalt, así que los aficionados de Aragón nos ahorramos un buen paseo con nuestro circuito. El parque tiene sus normas de uso, limitaciones para la entrada no supervisada en menores de 12 años, casco obligatorio y recomendación de protecciones".

Ramón, el alcalde, corrobora las palabras de Gonzalo y habla de futuras metas. "El espacio dedicado ahora a este deporte es el del campo e fútbol, que no se usaba, y la inversión fue razonable: poco más de 23.000 euros. Es un valor para el pueblo, sin duda. Hay otros retos; aunque tenemos mucha gente joven, la población no crece lo suficiente. A la entrada del pueblo se mueve un nuevo proyecto urbanístico; con el futuro matadero en Binéfar próximo a materializarse en su primera fase, esperamos compartir el impacto en la comarca animando a algún promotor a la construcción de viviendas destinadas a los trabajadores. Se prevé que haya del orden de 600 puestos de trabajo en el matadero, y buscan alojamiento para la mano de obra en un radio de treinta kilómetros. Estamos a veinte".

Cumplir medio siglo: la escultura de Mario Molins

El día 3 de octubre de 2015, Vencillón sopló cincuenta velas. Pueblo de colonización, recibió en 1965 (año de su fundación oficial, aunque las referencias al topónimo datan de ocho siglos atrás) un total de 85 familias procedentes de núcleos aislados de la zona y localidades de Zaragoza y Huesca, sobre todo, aunque también llegaron de Guadalajara, Teruel y puntos de la actual Comunidad Valenciana. Algo más de medio millar de personas se concentraron en la plaza de la Iglesia para una celebración oficial, en la que se descubrió una escultura de Mario Molins, ‘Crecimiento’. Se trata de un monolito de cinco bloques de piedra de Calatorao en giro de hélice; una piedra por cada década de historia, con el movimiento en alusión al progreso de la localidad. Junto a la escultura se puede admirar una placa en la que figuran los apellidos de las 248 familias que poblaron Vencillón hasta ese día; ahora, con el pueblo en tenue pero firme progreso urbanístico, habría que añadir algún nombre propio nuevo.

LOS IMPRESCINDIBLES

Las fiestas

Son en torno al 25 de julio en honor al patrón, Santiago Apóstol –en la foto, el grupo Strenos el año pasado–; el 8 de diciembre se celebra la Inmaculada Concepción y el 15 de mayo llega San Isidro Labrador, patrón campesino.

Centro El Pilar

La fundación Aspamis, con sede principal en la localidad ilerdense de Torrefarrera, tiene en Vencillón el Centro El Pilar, consagrado a la atención especializada de personas con diferentes grados de discapacidad intelectual.

Cincuenta por ciento

Vencillón ha aumentado en ese porcentaje su área urbanizada desde 1965. Actualmente cuenta en la escuela con un área de infantil y cuatro aulas de primaria, un número considerable en relación a otros municipios de la zona.

- Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios