Despliega el menú
Aragón

Santiago Mainar sale de la cárcel por primera vez a los once años del crimen de Fago

Visitó Santander y una biblioteca de la ciudad cántabra con un médico y un educador por prescripción de un psiquiatra.

Santiago Mainar, condenado a 21 años de prisión por el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, ha hecho su primera salida del centro penitenciario de El Dueso (Cantabria) y ha sido terapéutica. Fue acompañado por un médico y un educador, después de que lo solicitara el psiquiatra que lo trata y lo aprobara el juez de Vigilancia Penitenciaria. Se trató de un viaje desde Santoña hasta Santander en una tarde, sin vigilancia policial, y visitaron una biblioteca, a la que Mainar es aficionado, así como el paseo marítimo. Cuando hoy se cumplen once años del crimen de Fago (Huesca), que tuvo una gran repercusión mediática, Mainar cumplió el miércoles 64 años y continúa en el programa antisuicidio que le aplican en la prisión y está en una celda acompañado por un interno para controlarlo.

Aunque ya ha cumplido la mitad de la condena y ya tendría derecho a permisos penitenciarios desde el primer cuarto, como Mainar no ha aceptado la condena de la sentencia de la Audiencia de Huesca (en 2009), que confirmó el Supremo (2010), no ha entrado en el programa de reinserción. Marisa Mainar, hermana del guarda forestal, señaló este jueves que Santiago se porta bien en la prisión y hasta le propusieron ser el encargado de la biblioteca, pero al final su compañero no salió de prisión cuando estaba previsto y no lo han colocado en ese puesto. En la visita anual que hizo su hermana en octubre pasado, Santiago Mainar les regaló un libro que ha escrito a mano sobre los ciudadanos y sus derechos, pero no ha contado su biografía personal, que es "como un nudo" (dice Marisa) con el que no puede. "En Santoña participa en módulos de hacer pasteles y en terapia de grupos. Salen con perros a una zona de jardín con árboles", describe su hermana. "El psiquiatra le quitó las pastillas de tratamiento porque le afectaba a la movilidad. Está mejor, aunque él advierte a su educador diciéndole: ‘Empiezo a cansarme’".

En cuanto a la vía judicial, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no aceptó el recurso que presentaron en defensa de Mainar y se lo comunicaron un año después de presentarlo. Esto mismo les ocurrió en el Tribunal Constitucional. Ahora, el defensor Marcos García Montes dice que está pergeñando un recurso de revisión sobre que el juicio debería haber sido con Jurado popular en lugar que un tribunal profesional, una decisión que apoyó el magistrado del Supremo, Joaquín Giménez en su voto particular. Pero todavía no sabe cuándo y cómo.

Etiquetas
Comentarios