Aragón
Suscríbete por 1€

La falta de profesores con la acreditación de doctor lastra la contratación en la Universidad

Hallar docentes certificados para dar clase en grados como Magisterio, Fisioterapia o Enfermería es cada vez más difícil.

Edificio y zona exterior del campus universitario de Teruel
Edificio y zona exterior del campus universitario de Teruel
Antonio García/Bykofoto.

La Universidad de Zaragoza está encontrando serios problemas para contratar profesores universitarios a tiempo completo, sobre todo para impartir asignaturas en determinados grados como Magisterio, Enfermería, Odontología o Fisioterapia. En algunas áreas de conocimiento, la falta de docentes con el título de doctor y la acreditación de la Aneca (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación) está complicando la captación de personal. Dificultad que se agrava cuando las plazas se convocan para los llamados campus periféricos (Huesca yTeruel).

La situación que vive en este momento la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel, especialmente el grado Magisterio –donde faltan cuatro profesores: dos ayudantes doctores y otros tantos profesores asociados– ha vuelto a poner de manifiesto lo especialmente complicado que les resulta a los campus universitarios más pequeños dar estabilidad a su profesorado.

Desde la Universidad de Zaragoza, tanto el rector, José Antonio Mayoral, como el vicerrector de Profesorado, Ismael Jiménez, insisten en pedir, cada vez que tienen ocasión, que se modifiquen las leyes que regulan el acceso a la docencia universitaria: la LOU (Ley Orgánica de Universidades) y la Losua (Ley de Ordenación del Sistema Universitario de Aragón). Ambas normas –una nacional, la otra autonómica–"limitan la posibilidad de contratar profesores. Sobre todo en titulaciones que vienen de las antiguas diplomaturas, con pocos docentes que sean doctores y que cumplan los requisitos que exige la Aneca para poder optar a una plaza universitaria", afirma Mayoral, que pide que se cambien las leyes para permitir otro tipo de contratos menos rígidos, más acordes con la realidad de la investigación y la docencia universitaria.

Por su parte, Ismael Jiménez reitera que no solo en Magisterio sino en otras muchas titulaciones de Ciencias de la Salud, la Universidad de Zaragoza se encuentra"con situaciones extremas y continuos problemas" para contratar personal acreditado."Son titulaciones –explica–, en las que hay mucho profesorado sin el doctorado porque hace unos años no se exigía en ellas para dar clase"."Tras el Plan Bolonia –continúa–, las antiguas diplomaturas de tres años pasaron a ser grados de cuatro y ahora nos encontramos con las mismas exigencias para contratar físicos que maestros. Se trata de equiparar lo que no es igual", se queja.

Plazas que quedan vacantes

«Esto se traduce –apunta Jiménez– en que para una plaza de profesor universitario de Química Inorgánica, por ejemplo, se presentan 30 solicitantes acreditados, en tanto que quedan vacantes ofertas públicas de empleo para asignaturas de Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales o Educación".

Por ello, los responsables de la Universidad de Zaragoza reconocen que a las universidades les gustaría tener más facilidades para contratar."La actual legislación –dice el vicerrector de Profesorado–, que exige los mismos requisitos para todas las titulaciones y en todas las localidades es injusta".

Y es que, para acabar de complicar la situación, también en el ámbito universitario se están dando situaciones parecidas a las que se detectan entre los profesionales de la medicina: los especialistas (sanitarios o académicos) son reacios a optar a plazas en hospitales o centros universitarios periféricos. Con lo que, en algunas titulaciones, se da ‘la tormenta perfecta’: pocos docentes con la acreditación adecuada para optar a plazas de profesor permanente, que son reacios a ocupar un puesto (o permanecer en él por mucho tiempo) en los campus más pequeños."

Competimos dentro de la misma Universidad –dice Jiménez–. Y continuamente vemos cómo profesores contratados con mucho esfuerzo en Teruel, por ejemplo, concursan en cuanto tienen oportunidad a plazas en Zaragoza, Valencia o Castellón. Las universidades públicas pagamos lo mismo y el profesor migra a la plaza que más le interesa".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión