Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

5 propuestas para una Nochevieja diferente

La noche de Fin de Año es un momento especial. En todos nosotros surge la idea del comienzo de un nuevo ciclo vital, en el que surge la oportunidad de hacer lo que todavía no hemos hecho. Es, en definitiva, una ocasión marcada en rojo en el calendario para la que muchas personas buscan una celebración que sea singular. En Aragón podemos encontrar sugerentes maneras de recibir el Año Nuevo, que van desde la paz de la montaña a las campanadas en la nieve o las fiestas temáticas.

Se puede recibir el año colgados a cien metros del suelo en los Mallos de Riglos.
Se puede recibir el año colgados a cien metros del suelo en los Mallos de Riglos.
Rab Riglos Suite

En Aragón son cada vez más los establecimientos que ofrecen propuestas peculiares para recibir el nuevo año. Ofrecemos 5 propuestas para pasar una Nochevieja diferente, lejos del salón de casa o del cotillón Fin de Año.

1. Riglos: una cama suspendida en el aire

Para comenzar el año cargado de adrenalina, nada mejor que la aventura que propone Rab Riglos Suite: pasar la noche sobre el vacío, en una hamaca colgada a cien metros del suelo anclada en las paredes de los Mallos de Riglos. Las hamacas son de dos plazas y puede instalarse dos juntas, de manera que esta aventura puede vivirse solo, en pareja o en grupo. Desde tan insólita perspectiva puede verse caer la tarde sobre Riglos y la Hoya de Huesca, mientras se cena gracias a los servicios de la Venta del Sotón, en una 'terraza' anexa que también sirve para estirar las piernas e instalas el baño). El acceso se realiza acompañados por un guía, por tres vías distintas, una de ellas tan fácil que incluso puede llegarse a pie. (Tel.: 670 694 065).

2. Campin: imagen de postal navideña

En los Montes Universales , el campin Las Corralizas es, con sus 1.727 metros, el más alto de España. Se encuentra ubicado en un paisaje idílico, en medio de un bosque de pinos centenarios, que suele estar nevado para esas fechas, conformando una auténtica imagen de postal navideña.

La calma se respira en este espacio, que se encuentra a tan solo 1.200 metros del núcleo urbano de Bronchales y que dispone de bungalows de 2 a 8 plazas, con estufa de pellets que permite disfrutar de la imagen de la lumbre en el hogar, además de contar con baño, cocina o televisión. Los usuarios pueden también usar la barbacoa del campin o el salón social para las comidas y cenas. En los salones comunes se dispone de conexión a internet, playstation y VR. (Tel.: 978 721 050).

3. Un balneario: el reposo y la relajación 

El Balneario de Segura de Baños, abierto desde este mes de agosto, ofrece la relajación de un establecimiento termal, gracias a sus aguas medicinales de efecto analgésico. En sus instalaciones de paredes acristaladas podemos tomar un baño en la piscina caliente mientras disfrutamos de la vista de un entorno natural. Dentro de la filosofía gastronómica del hotel de cocina saludable con sabor se ha preparado un menú de fin de año con propuestas como entrantes vegetales o pularda al vino blanco. Ofrecen un cotillón clásico pero el establecimiento mantiene su programa de ofrecer un paseo de 'nordic walking' a la mañana siguiente. (Tel.: 978 752 241).

4. Castillo: Fiesta medieval cerca del Moncayo

El Castillo de Grisel, en la comarca de Tarazona y el Moncayo, es un hotel ubicado en una auténtica fortaleza gótica del siglo XIV. El recinto cuenta con todas las comodidades y el diseño de un hotel con encanto. El castillo se puede alquilar completo, quedando a disposición de los huéspedes. La dirección facilita disfraces para poder vivir una Nochevieja de ambiente medieval. Además de la cena de Fin de Año, existen otras actividades en la zona como la carrera de San Silvestre en Tarazona, en la que los huéspedes puede participar incluso disfrazados, o recorrer la Ruta de los Belenes del Moncayo, en 10 localidades de la comarca. (Tel.: 655 971 831).

5. Formigal: tomar las uvas en las pistas

En la estación de esquí de Aramón Formigal-Panticosa se celebrarán las campanadas desde las 12.00, con uvas y champán en la terraza de Izas. Desde el mediodía, los esquiadores irán celebrando cada hora la entrada del nuevo año en los países del Pacífico. Los brindis se irán sucediendo cada sesenta minutos hasta que llegue el cierre de pistas, sobre las cuatro o las cinco de la tarde. Se abrirá entonces el momento del 'après-ski' en Marchica, música y animación tras soltar los esquís. La fiesta seguirá durante la noche en la sala Tralalá, ya en la localidad de Formigal. Además, en la estación del valle de Tena se retoma el descenso de antorchas. Los clientes podrán participar en ese momento mágico de bajar las pistas de noche, iluminándolas con una gran serpiente de fuego. (Tel.: 974 490 000).

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios