Aragón

Heraldo Saludable

Un desfibrilador en el colegio para salvar vidas

El colegio Vadorrey se moviliza para conseguir un desfibrilador. Será uno de los primeros colegios públicos de Aragón cardioprotegidos.

Campaña para financiar un desfibrilador para el colegio Vadorrey.

Un desfibrilador en el sitio y el momento justos puede salvar una vida. La presencia de estos dispositivos fuera de centros sanitarios para atender a afectados por una parada cardiaca se está extendiendo en los últimos años en Aragón. De momento la normativa no obliga, pero sí se recomienda su instalación. En Aragón hay más de 330 desfibriladores en lugares como centros deportivos, empresas, centros comerciales, residencias de ancianos y en algunos centros escolares. El colegio Vadorrey de Zaragoza quiere ser el próximo, y será uno de los primeros colegios público cardioprotegidos de Aragón.

La asociación de padres y madres del colegio ha comenzado una campaña para recaudar fondos y comprar un desfibrilador para instalar en el centro. Estiman que la compra del aparato y la formación de un mínimo de ocho personas costará unos 1.600 euros (según la asociación Cuidae con la que ha contactado la APA). Además habría que añadir unos 200 euros al año de mantenimiento. La recogida de fondos comenzó este viernes en la fiesta de Navidad del colegio.

"Los colegios son una prioridad en cardio protección pero aún son muy pocos los que tienen desfibrilador. Desde la asociación de padres hemos tomado la iniciativa. Lo consultamos con la dirección del colegio y la respuesta fue muy positiva. Queremos recaudar el dinero para comprar el aparato y después tienen que formarse un mínimo de ocho personas para saber manejarlo. Pueden ser profesores, conserjes, monitoras de comedor o padres", explica Carlos Origüen, vicepresidente de la asociación de padres y madres.

En Aragón ya hay desfibriladores en otros centros educativos: IES Avempace, IES Benjamín Jarnés, IES Corona de Aragón, colegio Fernando el Católico de Quinto de Ebro, colegio La Salle Franciscanas, colegio Sagrado Corazón Corazonistas, colegio Sagrado Corazón Moncayo, Fundación San Valero, Universidad de Zaragoza y Universidad San Jorge. Cada centro se encarga de su instalación, mantenimiento y la formación de varias personas para su uso.

Otras comunidades autónomas están regulando la obligatoriedad de instalar desfibriladores en determinados lugares de gran afluencia como centros comerciales, aeropuertos, estaciones, hoteles, residencias, centros deportivos y colegios. La Comunidad de Madrid aprobó un decreto en este sentido en septiembre y en el plazo de un año deberán estar instalados.

¿Dónde están los desfibriladores en Aragón?

En Aragón no hay una norma que obligue a tener desfibriladores fuera de los centros sanitarios, pero su presencia ha crecido mucho, financiada por administraciones públicas o entidades privadas. Según el último listado oficial del Gobierno de Aragón, en la comunidad hay 327 aparatos: 199 en Zaragoza, 63 en Huesca y 67 en Teruel. Además de alguno no incluido en este mapa, como los de la localidad de Quinto de Ebro. Pronto habrá más, porque hay varias iniciativas públicas y privadas en marcha. El Ayuntamiento de Zaragoza ha puesto en marcha el proceso de contratación para dotar de desfibriladores a los 28 campos de fútbol municipales de la ciudad.

Y estos desfibriladores salvan vidas. Hace unos meses, tres trabajadores del Alcampo Utrillas de Zaragoza reanimaron con el desfibrilador del centro a una mujer de 75 años que había entrado en parada cardiorrespiratoria mientras hacía la compra.

Según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, unas 100 personas fallecen cada día en España debido a una parada cardíaca, que en muchos casos se podría evitar con el uso de un desfibrilador. "Estos aparatos aumentan hasta el 90% las posibilidades de sobrevivir ante un episodio de este tipo si se atiende al afectado en los cinco primeros minutos", señalaron desde B+Safe, la empresa que instaló el desfibrilador en este centro comercial y que formó a varios trabajadores.

Etiquetas
Comentarios