Despliega el menú
Aragón

El asesino fue detenido tras pasar por delante del cuartel de Cantavieja con el coche

Una vecina vio circular la ‘pick up’ robada en Andorra por las calles del pueblo en dirección a Mirambel.

Miguel Hernández, alguacil de Cantavieja, junto al lugar dónde terminó la huida de Vaclavic.
Miguel Hernández, alguacil de Cantavieja, junto al lugar dónde terminó la huida de Vaclavic.
L.R.

Una vecina de Cantavieja vio a las 23.15 del jueves como la ‘pick up’ verde en la que viajaba el presunto asesino de dos guardias civiles y de un vecino de Andorra, Norbert Feher, pasaba por delante de su casa procedente de La Iglesuela. El vehículo "avanzaba a empujones", recordó la mujer, que vio cómo en una de sus sacudidas se detenía delante del cuartel de la Guardia Civil antes de seguir adelante y perderse en dirección a Mirambel.

La vecina tuvo la sensación de que el conductor vacilaba o de que la gasolina del depósito se agotaba y eso provocaba las intermitencias en la marcha. También le llamó la atención que la camioneta cargara con una bicicleta, aunque entonces no la relacionó con el crimen ocurrido cuatro horas antes en Andorra. Nadie le perseguía en aquellos momentos.

Varios vecinos coincidieron en resaltar el rumbo desconcertante del vehículo. Partiendo de Andorra, llegó a la provincia de Castellón por Aguaviva y tras un corto recorrido por tierras castellonenses penetró de nuevo en Teruel para dirigirse a Mirambel por una carretera que vuelve a dirigirse a Castellón.

Testigos en Aguaviva

El desconcertante recorrido fue confirmado por varios vecinos de Aguaviva, que, según explico el alcalde, Aitor Clemente, vieron pasar la ‘pick up’ cargada con la bicicleta por el pueblo a las 20.00 en dirección a Sorita (Castellón). Uno de los testigos vio al conductor parado a las afueras del casco urbano hablando por un teléfono móvil.

La larga huida se interrumpió poco después de haber dejado atrás Cantavieja y a 84 kilómetros del escenario del crimen. El coche se salió de la calzada A-226 a cuatro kilómetros de la capital del Maestrazgo y quedó ladeado sobre la cuneta. Cerca de este punto, Feher fue detenido a las 3.00 por dos guardias civiles sin oponer resistencia, aunque llevaba encima tres pistolas, dos de ellas arrebatadas a los guardias civiles que él mismo habría asesinado en Andorra ocho horas antes.

El alcalde de Cantavieja, Ricardo Altabas, reconoció que todo el vecindario pasó "un gran susto" al despertarse y saber que a las puertas del pueblo había sido detenido el autor del terrible crimen de Andorra. Los vecinos pasaron la noche "preocupados", aunque la posibilidad de que el autor del triple asesinato cruzara la provincia de una a otra esquina para llegar al Maestrazgo parecía remota.

Ricardo Altabas recordó que sus dos hijas, al anochecer, le pidieron que cerrara bien la puerta de casa por miedo a que el pistolero de Andorra llegara hasta allí. Altabas procuró tranquilizarlas ante una hipótesis que le pareció muy remota, pero que, finalmente, resultó ser cierta. El alcalde, tras la exitosa detención del supuesto asesino cerca del pueblo, manifestó su "reconocimiento" a la labor de la Guardia Civil y también su "pésame" por la muerte de dos de sus agentes.

El alguacil, Miguel Hernández, lo primero que escuchó al levantarse fue la noticia de la detención del supuesto criminal a solo 400 metros de la masía de la que es copropietario en La Vega. La noticia trastocó la vida de una localidad de 700 habitantes en la que todos se conocen y en la que los hechos violentos son insólitos. "Todo el pueblo habla de eso", dijo Hernández. Tras mostrar su rabia por lo ocurrido, lamentó que el hombre capturado en las cercanías de Cantavieja hubiera acabado con la vida de tres jóvenes y "destrozado tres familias".

Etiquetas
Comentarios