Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El castillo de Jarque de Moncayo reescribe su historia

Las obras de restauración de la fortificación durarán seis meses más y suponen una inversión de 805.000 euros.

Miembros de la empresa restauradora, el IPCE y la corporación municipal, en una visita a las obras.
Miembros de la empresa restauradora, el IPCE y la corporación municipal, en una visita a las obras.
P. L. R.

La consolidación y restauración del castillo de Jarque de Moncayo, que lleva a cabo el Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), está permitiendo reescribir la historia de esta fortificación que domina la estampa de la localidad en el cerro La Atalaya. Las obras comenzaron el pasado mes de abril y se prolongarán, si no hay contratiempos, durante seis meses más.

A través de documentos previos se creía que este castillo ya existía antes del siglo XII. Sin embargo, los resultados del ensayo de termoluminiscencia de una teja que estaba en una de las tapias la dató del siglo IX. Posteriormente, a mediados del XIV y tras la Guerra de los Dos Pedros contra Castilla, Lope Fernández de Luna levantaría la fortaleza de estilo mudéjar. Hasta 1382 siguió perteneciendo a los Fernández de Luna que lo transformaron en residencia señorial. Más tarde, pasó a ser propiedad de los Urrea y después, de los condes de Aranda, que también realizaron modificaciones. Fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1949.

En la presente restauración, se han encontrado restos cerámicos con una datación del último tercio del siglo XIV (1371) en la zona de la entrada principal. Asimismo, se ha hallado en la ladronera, un ladrillo cerámico de mediados del siglo XV (1449) que correspondería previsiblemente a la época en la que el castillo se convirtió en palacio residencia. Por otra parte, según explican fuentes del IPCE, los ladrillos encontrados en el suelo superior, así como en la almena, son del siglo XVII (1607-1620), posteriores al incendio que hubo en 1508 en la edificación.

Más de un año de restauración

Estas actuaciones comenzaron en el mes de abril, tras años de reivindicaciones. Finalmente, el Ministerio de Cultura, a través del Instituto de Patrimonio de Cultura de España, inició los trabajos necesarios para consolidar y restaurar este bien cultural, ante el avanzado estado de ruina y el peligro de desmoronamiento que presentaba.

Las labores de restauración, de las que se está haciendo cargo la empresa Estudios y Métodos de Restauración, suponen una inversión de cerca de 805.000 euros y se prolongarán seis meses más. "Las obras van a buen ritmo, se ha vaciado ya buena parte de los escombros del interior del castillo", comentó María José Becerril, concejal del Ayuntamiento de Jarque por el PAR. "Han localizado el trazado de algunas dependencias, así como el patio exterior que tenía con columnas. Incluso se ha constatado la existencia de una escalera con dos alturas y restos del suelo con mosaicos", relató.

La propuesta de intervención también contempla sanear y consolidar los restos de almenados, la estabilización de los muros, el cosido de grietas y la consolidación de vanos y almenas. Además, se mejorará el acceso interior con una nueva escalera. El IPCE explica que ya han realizado varias pruebas para la consolidación de los coronamientos de los muros, pero hay que decidir el tratamiento para su preservación, para ello deberán proponer una correcta evacuación de las aguas. "La obras están siendo muy rigurosas, no se puede escribir una historia distinta del castillo", afirmó Becerril.

Los vecinos esperan que una vez rehabilitado sea visitable y se convierta en un centro de atracción para el turismo en la localidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión