Aragón

El incendio de Valderrobres no se produjo por causas naturales, según los primeros indicios

El fuego se originó en una zona de gran masa forestal donde siguen trabajando varios efectivos. Ninguna de las casas desalojadas sufrió daños y los propietarios regresaron ayer.

Cinco medios aéreos se unen a la lucha contra el fuego en Valderrobres
Cinco medios aéreos se unen a la lucha contra el fuego en Valderrobres
Heraldo

A las cinco de la tarde y después de casi veinticuatro horas en activo, el Gobierno de Aragón dio por controlado el incendio que se declaró en la tarde del viernes en Valderrobres. El fuego se originó en la Umbría, una zona de pinar cercana al embalse de Pena por causas que se descartan que fueran naturales y obligó, por precaución, al desalojo de una veintena de personas de masías cercanas.

En cuanto se dio por controlado y al cierre de esta edición, permanecían en la zona una cuadrilla de Teruel y una autobomba de la DGA. El resto del dispositivo se fue retirando a primera hora de la tarde. La retirada fue paulatina, pues estuvieron trabajando varias dotaciones de diferentes lugares, entre ellas, las cuadrillas helitransportadas de Alcorisa y Teruel, tres dotaciones de bomberos de las provincias de Teruel y Zaragoza, una autobomba del Gobierno de Aragón, la Unidad Militar de Emergencia (UME), dos técnicos y cuatro Agentes de Protección de la Naturaleza (APN). Finalmente, como informaron desde DGA, no fue necesaria la intervención de todos los medios aéreos movilizados aunque sí intervinieron dos aviones de carga en tierra desplazados desde Cataluña y la helitransportada. Tampoco se desplazó el Puesto de Mando Avanzado. Además, se destinaron medios de la Comarca del Matarraña, del Ayuntamiento de Valderrobres y Protección Civil.

Este sábado, con la luz del día, Valderrobres presentaba una estampa muy diferente a la de la noche. El fuego se declaró en una zona de difícil acceso y en horario nocturno, por lo que fue imposible la actuación de los medios aéreos que se sumaron al amanecer. La virulencia de las llamas, que se veían desde el casco urbano de Valderrobres y desde varios miradores de la zona, hicieron presagiar lo peor. "Lo vivimos muy mal", dijo el alcalde de Valderrobres, Carlos Boné. "Alcanzó dimensiones enormes en un momento y no teníamos medios disponibles. Se ha producido en un momento en el que los contratos de la DGA con los retenes se han terminado y parece ser que solo había una cuadrilla para todo Aragón", continuó. Los efectivos fueron llegando poco a poco hasta la madrugada y el primer edil agradeció ayer la labor de todos. "El trabajo de la noche ha sido espectacular y eso, con la actuación de los medios aéreos una vez se ha hecho de día, ha sido clave y ha evitado una desgracia", aseguró.

Ante las considerables magnitudes que iba alcanzando el incendio al inicio y por precaución, se procedió al desalojo de una veintena de personas repartidas en cuatro masías de la zona. Dos son de uso turístico y las otras pertenecen a particulares. "Antes de que nos lo dijeran, ya estábamos preparando a los huéspedes para salir y así lo hicimos porque las llamas y el humo se veían perfectamente desde nuestra masía", dijo Loli Carrasco, gerente del observatorio de aves Mas de Bunyol. En este caso, sus huéspedes decidieron regresar a sus lugares de origen. Los propietarios de las masías pudieron volver a ellas ayer, al final de la mañana. "Hemos sido afortunados, cuando ha amanecido todo estaba como siempre y ha sido menos de lo que se pensó en un primer momento, así que, podemos decir que nos ha tocado la lotería", concluyó.

Etiquetas
Comentarios