Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Daniel del Olmo: "El mejor residuo es el que no se genera"

Especialista en empresas y ecodiseño en Ecoembes, Del Olmo impartió en Zaragoza una conferencia sobre la importancia del envase alimentario.

Daniel del Olmo, especialista de Ecoembes, en el patio de la Infanta de Ibercaja.
Daniel del Olmo, especialista de Ecoembes, en el patio de la Infanta de Ibercaja.
Toni Galán

¿Cómo surge Ecoembes y cuál es su actividad?

Ecoembes nació hace 20 años como solución a la gestión de los residuos de envases ligeros en España. Esta gestión responde a un modelo colaborativo que integra a más de 12.000 empresas, a la práctica totalidad de ayuntamientos del país y a 46 millones de ciudadanos. Cada uno de estos agentes contribuye de manera diferente al sistema. Ecoembes financia y gestiona la recogida y selección de residuos de envases ligeros, ofreciendo al total de la sociedad una respuesta colectiva para lograr el cumplimiento de los objetivos marcados por la Ley.

¿Qué es el ecodiseño?

A la hora de diseñar un envase es fundamental tener en cuenta tres factores: factor ambiental, social y económico-técnico. A través del ecodiseño lo que intentamos es aplicar la variable medioambiental en la fase de diseño del envase para minimizar su impacto ambiental a lo largo del ciclo de vida del producto, de forma que no solo genere menos residuo, sino también que sea más fácilmente reciclable.

¿Cómo se consigue esto?

Para mi, el mejor residuo es el que no se genera. Promoviendo el ecodiseño en las fases iniciales de desarrollo, optimizando el uso de materiales, generaré menos residuo. ¿Cómo se hace? Teniendo en cuenta la interacción del envase en todas las fases de la cadena de valor del producto, desde la fabricación, al transporte o el post-consumo, cómo gestiona el consumidor ese envase, podemos trabajar con las empresas para introducir envases más eficientes, materiales más fácilmente reciclables, reduciendo gramajes… Gracias a este trabajo hemos conseguido que el envase sea un 17,9% más ligero que en 1999.

¿En qué líneas trabaja el sector del ecodiseño de envases?

El ecodiseño es una vía de innovación en el envase, no solo alimentario sino en general. Busca crear un envase adaptado a las necesidades del producto pero causando el menor impacto ambiental posible. Por ejemplo, se está trabajando en nanomateriales que se añaden al material principal para prolongar la vida útil del producto, o mejorar su selección como residuo. Otras líneas trabajan en la obtención de plásticos biobasados. Es decir, la obtención de polímeros plásticos a partir de compuestos orgánicos, como pueden ser los residuos de cosechas, o en la fabricación de envases compostables. El ecodiseño trabaja en dar una vuelta de tuerca a formatos que ya se conocen, se está trabajando en la mejora de materiales, considerando siempre la fase de postconsumo. Un ejemplo muy sencillo son las etiquetas. Hemos vivido una evolución desde unas etiquetas muy grandes que casi cubrían todo el envase, no dejando ver el producto, a etiquetas cada vez más pequeñas que conceden mayor protagonismo al producto envasado y que ayudan a mejorar la selección del residuo. De esta forma, no solo se mejora la reciclabilidad del envase, sino que además, se ahorran toneladas de material.

¿Qué aspectos habría que mejorar tanto en el diseño como en la gestión?

En materia de reciclaje, que es a lo que se dedica Ecoembes, lo estamos haciendo muy bien gracias al compromiso de la industria, la Administración y los ciudadanos. La ley marca un objetivo de un 55% de tasa de reciclado de envases ligeros y en 2016 alcanzamos un 76%. Evidentemente, se puede mejorar. Desde la UE se están planteando objetivos más ambiciosos, dentro del nuevo paquete de economía circular. Desde Ecoembes, queremos anticiparnos y llegar a un 80% de tasa de reciclado para 2020. Se puede mejorar la aplicabilidad y la funcionalidad de los envases. El ecodiseño busca maximizar la funcionalidad de los envases para que se adapte a las necesidades estrictas del producto. A nivel de envase, podemos mejorar, por ejemplo, en el desperdicio alimentario. Las etiquetas inteligentes ya son una realidad, se puede trabajar mejorando las propiedades de barrera. Hay que buscar el equilibrio entre prestaciones y sostenibilidad.

¿Cuál de los dos aspectos tiene mayor peso?

La balanza está cambiando. Poco a poco las empresas van adquiriendo mayor compromiso medioambiental con la sociedad y lo están incorporando a sus políticas y estrategias en toda la cadena de valor. A día de hoy, sigue pesando más el vender producto, pero el compromiso con la sostenibilidad cada vez está más cerca de equilibrar esta balanza.

Botellas, cajas, bolsas, bricks… ¿Cuál es el mejor envase?

No existe un envase mejor que otro. El envase más adecuado es aquel que permite cumplir de manera eficiente y sostenible con los requisitos que hemos mencionado. En Ecoembes decimos que no hay envases buenos o malos, sino aplicaciones buenas o malas. Por ello, no solo el mejor material o el mejor envase es el más reciclable o compostable, sino el que, dentro de los parámetros, más aplicabilidad posee.

Ir al suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión