Despliega el menú
Aragón

El intenso frío llena el Refugio y el albergue municipal de Zaragoza de personas sin hogar

Aumenta la demanda para pernoctar en estos centros de acogida. También Cáritas y Cruz Roja incrementan los suministros de prendas de abrigo y bebidas calientes.

Almacén de prendas de abrigo del Refugio
Almacén de prendas de abrigo del Refugio
Oliver Duch

El frío polar que se ha vivido durante todo el fin de semana en Zaragoza, cuyas temperaturas no han superado los 2 grados centígrados, han llenado las instalaciones del Refugio y del albergue municipal de personas sin hogar que han buscado cobijo durante la noche para protegerse del gélido ambiente. También Cáritas y Cruz Roja han notado este repunte, que en su caso se ha traducido en un aumento de la demanda de ropa de abrigo y de bebidas calientes para pasar las noches al raso.

En el caso del Refugio están en este momento al completo. Tal y como explicaba este lunes el hermano mayor, Santiago Sánchez, la institución notó ya un aumento considerable de usuarios hace una par de semanas, coincidiendo con la caída de las temperaturas y el fin de la campaña de recogida de la fruta.

Pero ha sido durante los últimos días cuando la ocupación del Refugio se ha completado. "En este momento tenemos todas las plazas ocupadas –dice Sánchez–. Hay 80 personas en nuestras instalaciones pero, en caso de necesidad, aún podemos hacer un hueco para acoger a quien lo precise. Se pueden habilitar plazas extras hasta duplicar nuestra capacidad normal y atender a 160 personas", recuerda.

El responsable del Refugio explica que lo que están haciendo en estos días de frío intenso es flexibilizar un poco las normas del centro y permitir que los usuarios permanezcan más allá de los 15 o 20 días que tienen fijados como tope máximo habitual. "Estos días no podemos dejar en la calle a nadie. Así que somos más laxos en cuanto al tiempo de estancia en el centro", recuerda.

También las instalaciones del albergue municipal han estado desde el viernes con una ocupación muy alta. En este centro se ha puesto en marcha el protocolo de emergencia por frío extremo, que permite garantizar que nadie duerma al raso durante el invierno.

Desde el Ayutamiento de Zaragoza se recuerda que una vez en funcionamiento el protocolo de frío, en momentos concretos en los que las previsiones anuncien cero grados o menos, o si coinciden otras circunstancias agravantes como intensas lluvias o vientos, se activa el dispositivo excepcional: protocolo de emergencia por frío extremo. De acuerdo con él, todas las personas que lo soliciten tendrán permitido el acceso sin limitación temporal.

"Este año se ha activado el 26 de noviembre ante la fuerte bajada de temperaturas unida al fuerte viento y dado que desde ese día se mantiene la previsión de mínimas importantes, el operativo  está aún en marcha. De momento -dicen desde el Consistorio zaragozano- hasta el jueves".

Acogiéndose a este protocolo de emergencia por frío extremo, los voluntarios de la Cruz Roja trasladaron el viernes a un transeúnte. Susana Royo, subdirectora de Intervención Social de esta oenegé recuerda que las Unidades de Emergencia Social de la Cruz Roja salen a prestar ayuda todo el año, pero que en invierno estos grupos se refuerzan con voluntarios las noches de los fines de semana para suministrar bebidas calientes y ropa de abrigo a las personas sin techo que viven en las calles de Zaragoza.

"Desde la noche del viernes –explica– los voluntarios han atendido a una treintena de personas sin hogar, pero solo una ha accedido a ser trasladada al albergue municipal. A otras se les dieron sacos de dormir y mantas para protegerlos del frío". Royo recuerda que estas personas a las que se atiende desde las UES en invierno suelen ser transeúntes crónicos, "personas que no aceptan ir a ninguno de los centros de acogida de urgencia, por lo que se les ayuda in situ con bebidas calientes y ropa".

En Cáritas también han notado un aumento de la demanda de prendas de abrigo. Antonio Costa, gerente de A Todo Trapo, la empresa de inserción de esta entidad social explica que en El Latido Verde, la tienda en la que se vende ropa de segunda mano y se suministran prendas a los más necesitados, se ha registrado en noviembre un incremento del 75% de entregas sociales.

Costa recuerda que el suministro de prendas a través de este canal se hace a personas que llegan a la tienda con un vale para ropa que previamente se les dado en alguno de los centros que Cáritas tiene en la provincia. Aunque no tiene datos concretos de este fin de semana, el responsable de A Todo Trapo asegura que se ha notado una mayor afluencia de ciudadanos solicitando ropa invernal.

Etiquetas
Comentarios