Despliega el menú
Aragón

La Gran Recogida de Alimentos afronta sus últimas horas

Casi 240 establecimientos se han sumado a esta iniciativa solidaria que se ha llevado a cabo entre ayer y hoy. En ella participan más de 3.200 voluntarios y se esperan recoger cerca de 500.000 kilos.

Aurelio Forcano, Isabel Gargallo, Araceli Giral y Merche García, todos ellos voluntarios, clasifican los alimentos.
Aurelio Forcano, Isabel Gargallo, Araceli Giral y Merche García, todos ellos voluntarios, clasifican los alimentos.
Oliver Duch

Todos aquellos que quieran aportar su granito de arena y donar productos al Banco de Alimentos de Zaragoza tienen que darse prisa y acercarse al supermercado más cercano, ya que cuando se cierren hoy los establecimientos se habrá acabado la Gran Recogida. La iniciativa, que es a nivel nacional y que organiza anualmente esta entidad, se ha llevado a cabo durante la jornada de este viernes y sábado en casi 240 puntos.

Araceli Giral, Merche García y Isabel Gargallo son tres jubiladas voluntarias que repiten cada año. Este sábado por la mañana han sido las encargadas de repartir las bolsas y de informar a aquellos zaragozanos que entraban en el supermercado El Árbol de la calle de Cinco de Marzo de la posibilidad de donar una parte de sus compras a los más necesitados. Aunque la mayoría ya conocen la iniciativa y participan todos los años. "Se están viendo muchas lecciones de generosidad", ha señalado Araceli mientras cargaba con las bolsas de un ciudadano. Este comprador había ido únicamente a comprar alimentos para donarlos, ni siquiera había hecho su compra. En total, ocho bolsas, que se traducen en cerca de 80 euros y en muchos productos para los que no lo tienen.

Aunque la mañana ha amanecido fría, sobre las 12 del mediodía el ir y venir de los compradores ha animado los donativos. Con carros, cestas o bolsas, la mayoría de los ciudadanos aportaba alimentos que las voluntarias se afanaban en clasificar. Desde la Fundación especifican como productos prioritarios las conservas de pescado, los alimentos infantiles, la leche, el cacao, el aceite, las galletas, las conservas vegetales, el azúcar, la harina o el tomate frito. No obstante, cualquier alimento no perecedero es bien recibido.

"Es para que los que no tienen lo pasen lo mejor que puedan estos días", ha afirmado Elena Salas, una vecina que ha llenado su carro para donarlo. Ella se ha gastado cerca de 50 euros. "Siempre colaboro, he sido voluntaria muchos años, pero ahora con la cadera no puedo", ha añadido.

Aurelio Forcano es el coordinador de los voluntarios de este establecimiento y ha indicado que esperan llenar varias cajas más de 1.000 kilos, ya que por la tarde habrá más compras y por lo tanto, más donativos.

Etiquetas
Comentarios