Despliega el menú
Aragón

La DGA aplaza para dentro de tres años su proyecto de banco de libros de texto

Mayte Pérez dice que se habilitará un programa de préstamo, en colaboración con las familias, con los centros y con los libreros.

Los bancos de libros (como este del IES Pedro de Luna, que logró el Premio Ebrópolis) son una ayuda decisiva.
Los bancos de libros (como este del IES Pedro de Luna, que logró el Premio Ebrópolis) son una ayuda decisiva
Maite Fernández

La consejera de Educación, Mayte Pérez, ha fechado para dentro de tres años la puesta en funcionamiento en la comunidad de un banco de préstamo de libros de texto, en colaboración con las asociaciones de madres y padres (Ampas) y con los centros educativos, coordinado por la administración.

La DGA ya había anunciado un programa de préstamos de libros para 2016, pero no ha empezado.

En la sesión plenaria en las Cortes este viernes, la diputada de Podemos Erika Sanz le ha preguntado a la consejera por sus políticas para garantizar la equidad y la participación en el sistema educativo, especialmente en lo referido al material escolar.

La diputada ha recordado que cuando se eliminó por el anterior Gobierno PP-PAR el programa de gratuidad de libros de texto, las Ampas se organizaron para poner en marcha bancos de libros de texto, que surgieron por las necesidades que generó la crisis pero que, a su juicio, encontraron "poco apoyo" por parte de la administración.

La consejera así lo ha reconocido y ha agradecido el trabajo hecho por las Ampas, que suplieron el trabajo que debería haber hecho el Gobierno de Aragón.

El departamento no tiene capacidad económica para asumir los entre 18 y 20 millones de euros que costaría poner en marcha de nuevo un programa de gratuidad de libros para los más de 100.000 alumnos aragoneses, que gastan una media de 200 euros al año en el paquete de libros de texto que necesitan, ha dicho Pérez.

Pero lo que sí se va a hacer es habilitar un programa de préstamo, en colaboración con las familias, con los centros y con los libreros, para lograr que los libros sean gratuitos para las familias o que éstas tengan que aportar en torno a diez o veinte euros al año por este concepto, una cantidad "asumible".

El banco de libros podría estar totalmente operativo en tres años, según la consejera.

El tema más importante, ha reconocido, será la financiación de este programa.

A pesar de que el ministerio ha disminuido un 80 por ciento la aportación a las comunidades dentro de los programas de cooperación territorial, en 2017 se recibirán 422.000 euros de estos programas que se destinarán a libros, a los que se sumarán entre 350.000 y 400.000 que se habilitarán para esta partida en los presupuestos de 2018 y a 400.000 que proceden de los fondos Feder.

Lo que se está analizando es la posibilidad de "meter en este saco" los 3,5 millones de euros de las becas para material curricular, aunque existen dudas jurídicas respecto a si se podrá hacer.

Además, el Gobierno está hablando con las editoriales para que cambien el sistema de acceso a las plataformas digitales asociadas a los libros de texto, a las que se accede con unas claves con vigencia de un único curso, para que este plazo se prolongue.

Etiquetas
Comentarios