Despliega el menú
Aragón

El recurso contra la sentencia de Sijena es "muy restrictivo", según el TSJA

Manuel Bellido, afirma que aunque sigue siendo provisional porque cabe recurso ante el Supremo, el fallo dictado por la Audiencia Provincial de Huesca es “importante”. Además, niega que se hayan sentido "presionados" por el eco mediático del caso

Santiago Serena, presidente de la Audiencia de Huesca, junto a Manuel Bellido, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón
Santiago Serena, presidente de la Audiencia de Huesca, junto a Manuel Bellido, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón
Rafael Gobantes

El ministro Íñigo Méndez de Vigo, como titular de la consejería catalana de Cultura tras la aplicación del artículo 155, deberá decidir antes de 20 días si da o no la orden de recurrir la resolución de la Audiencia Provincial de Huesca que ha desestimado los recursos de la Generalitat y del MNAC y ha ratificado la sentencia que anuló las ventas de las obras de Sijena y ordenó devolverlas al monasterio. Pero aun en caso de que decidiera agotar esta vía ante el Supremo, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Manuel Bellido, ha destacado que ese recurso de casación “como extraordinario que es, tiene unos motivos tasados y es mucho más restrictivo”.

Así lo ha asegurado durante su visita a Huesca para presidir la reunión de los miembros de la Sala de Gobierno del TSJA. El máximo responsable de los jueces en Aragón se ha negado a entrar a valorar el contenido de la resolución de la Audiencia “de la misma manera que pedimos que los demás acaten las resoluciones aunque las pueden criticar”.

Y ha recalcado que aunque la ejecución del fallo de la Audiencia sigue siendo “provisional” porque todavía cabe recurso ante el Supremo, “la sentencia es importante porque hasta ahora teníamos un fallo de primera instancia susceptible de apelación que se estaba ejecutando provisionalmente y si se hubiesen estimado las pretensiones de la Generalitat, hubiera quedado sin efecto”.

Ha explicado, además, que los demandantes tienen la posibilidad de presentar conjuntamente un recurso de casación, “donde se estudia si se ha infringido algún precepto legal pero sin modificar los hechos”, y otro de infracción procesal, “que permite cambiar esos hechos si ha habido una valoración errónea”. Ambos se deberían presentar ante la Audiencia, que a su vez emplazaría a las partes ante el Supremo, donde se resolverían al mismo tiempo.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha rechazado entrar a valorar las posibilidades de que pueda prosperar un posible recurso “porque será el Supremo el que lo deberá resolver y hacer una predicción sería imprudente por nuestra parte”.

Tampoco se ha querido pronunciar sobre la fecha en la que se debería ejecutar el fallo –el Gobierno de Aragón ha pedido autorización para ir a buscar las piezas el 11 de diciembre al Museo de Lérida con ayuda de la Guardia Civil-, “porque eso le corresponde al juez, que adoptará las medidas y recabará el apoyo de la administración que deba, y surgirán responsabilidades si no se procede al cumplimiento de esa ejecución”.

A este respecto, también ha recordado que “hay un principio básico, que las sentencias se tienen que cumplir, porque desde el momento en que no se hace, ya no podremos hablar de que estamos en un Estado de derecho y democrático”. A su juicio, “lo ideal sería que la ejecución se cumpliera de manera voluntaria por parte de quien está obligado a la devolución de los bienes, pero veremos”.

Pese a que el asunto esté ahora en manos de un juez provisional, Antonio Martín González, a la espera de que tome posesión de su cargo su nueva titular, Manuel Bellido también ha querido dejar claro que “ejerce sus funciones en igualdad de condiciones que un titular y sus resoluciones tienen la misma validez”. Además, ha anunciado que María Teresa Puchol Soriano, que estaba destinada en los juzgados de La Almunia de Doña Godina, en la provincia de Zaragoza, relevará al actual juez sustituto ya la próxima semana.

Bellido ha comparecido junto a Santiago Serena, presidente de la Audiencia de Huesca y del tribunal que ha dictado esta resolución, quien ha justificado la demora de esta sentencia que llevaba atascada dos años y medio. En este sentido, ha resaltado que en estos últimos meses han tenido que resolver cuestiones procesales y recursos previos, aunque ha hecho especial hincapié en que hay una serie de procedimientos civiles que tienen una tramitación “preferente” como los asuntos de familia o los divorcios “y este no la tiene y ha esperado su turno”. Y en este sentido, también ha recordado que la Audiencia de Huesca, como la de Teruel, todavía tiene que asumir en la misma sección asuntos civiles y penales, a diferencia de Zaragoza, “y cada uno tiene una preferencia y unas vías de resolución más rápidas que otras”.

Ambos responsables judiciales han negado haberse sentido “presionados” por el eco mediático del caso. "Hay asuntos que tienen una gran relevancia pública pero estamos acostumbrados y es nuestra obligación sustraernos de esa presión porque es parte de nuestro trabajo”, ha asegurado el presidente del TSJA. Mientras, su homólogo de la Audiencia también ha manifestado al respecto que “nosotros nos tenemos que atener a lo que está resuelto en primera instancia y a los motivos de apelación únicamente”.

Etiquetas
Comentarios