Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

El Camino de Santiago que pasa por el Moncayo

La Ruta Jacobea Castellano-Aragonesa es una una alternativa al camino del Ebro para conducir a los peregrinos al encuentro del Camino Francés atravesando las provincias de Zaragoza, Soria y Burgos, y recorriendo paisajes amparados por montes legendarios como el Moncayo, Cebollera, Picos de Urbión y La Demanda..

Una de las conchas colocadas en las calles de Tarazona.
Una de las conchas colocadas en las calles de Tarazona.
Héctor Pérez

Hay muchos caminos para llegar a Santiago de Compostela, tanto como el punto desde el que partiese el peregrino. El Camino Jacobeo Castellano-Aragonés se encuentra señalizado desde Gallur y atraviesa varias localidades hasta llegar a Soria, desde donde se llega a Burgos para unirse al Camino Francés. Los casi 300 kilómetros que separan Gallur de Burgos están divididos en catorce etapas peregrinas. Las tres primeras discurren por tierras aragonesas y las once restantes por tierras castellanas. Esta ruta destaca por su gran atractivo natural y artístico y se adentra por bellos paisajes siempre amparados por montes legendarios, el Moncayo, Cebollera, Picos de Urbión y La Demanda.

La primera etapa lleva de Gallur a Borja, pasando por Magallón, con un recorrido de 22 km. La mayor parte de la ruta se hace por viejos caminos que no se alejan demasiado de las carreteras N-122 y N-234, pero sí lo suficiente como para vivir inolvidables experiencias peregrinas.

La segunda etapa parte de Borja. Apenas es necesario superar un desnivel inicial de 300 m y el resto ya se realiza en un práctico descenso hasta la meta de esta etapa, que hemos situado en Tarazona, pasando antes por El Buste. La hermosa vista del Moncayo preside toda la etapa, pasando por lugares tan singulares como la Ermita del Santo Sepulcro o el Santuario de La Misericordia.

Tras recibir al peregrino, la localidad de Tarazona es punto de partida de la tercera etapa aragonesa, la que ya conducirá a tierras castellanas al cruzar las lindes de la provincia de Soria. En Tarazona se podrá reconocer el trayecto urbano del Camino siguiendo las conchas típicas del Camino de Santo que se han instalado en doce puntos del tramo que discurre por la ciudad.

En los 24 km de esta etapa con meta en Ágreda se pasa también por la población de Los Fayos. Este tramo discurre por la ladera este del Moncayo, subiendo hasta la presa del Val y bordeando el embalse, se dejan atrás las tierras aragonesas, adentrándonos en Castilla a través del barranco del Val, un bellísimo reducto de naturaleza salvaje, catalogado como ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) que termina en la altimeseta castellana, a más de 900 m. de altitud.

El Camino Jacobeo Castellano-Aragonés, que tanta importancia histórica tuvo en el Caminar hacia Santiago, es hoy, de nuevo, una alternativa perfectamente válida al camino del Ebro para conducir a los peregrinos al encuentro del Camino Francés atravesando las provincias de Zaragoza, Soria y Burgos.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios