Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

La unión hace la fuerza en las plagas del cerezo

El grupo operativo Fitocerezo trata de impulsar estrategias de lucha contra las plagas y enfermedades que afectan a este cultivo en diferentes lugares de España.

El CITA colabora en recuperar variedades locales de cerezo de Mallorca.
El grupo operativo pretende hacer más efectiva la lucha contra las plagas del cerezo.

La unión hace la fuerza. Y si es para combatir las plagas, enfermedades y malas hierbas de un cultivo, en este caso el cerezo, mucho más. Así lo entendieron hace más de un año técnicos de Aragón y Extremadura que decidieron poner en común sus necesidades y sus logros.

El fin último de estos encuentros era crear un grupo operativo para desarrollar una estrategia de control integrado de plagas y malas hierbas, que racionalizara el uso de productos fitosanitarios en el cultivo del cerezo para adecuarlo a las exigencias de la Directiva 2009/128/CE, que establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas.

Tras estas primeras reuniones, se elevó esta petición al Ministerio de Agricultura que creó un grupo operativo supraautonómico con el acrónimo Fitocerezo. «Este grupo surgió por la necesidad de valorar los productos fitosanitarios que hay en España para atajar las plagas del cerezo. Vimos que había materias activas que habían sido retiradas, otras que se podían emplear en momentos muy concretos del crecimiento del fruto y otras que no se emplean en el cerezo pero que son muy efectivas en otros frutales. Esto planteaba una serie de dificultades añadidas al cultivo, porque era más complicado luchar contra las plagas», apunta Agustín Sánchez, gerente de la Asociación de Empresarios Agrícolas de la Margen Derecha del Ebro (Aeamde).

Estrategia común

De común acuerdo con la Asociación Española para la Protección de las Plantas, la Asociación de Cooperativas del Valle del Jerte y la Federación Española de Productores y Exportadores de Frutas (Fepex), así como del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), decidieron estudiar estrategias de lucha contra plagas y enfermedades que pudieran afectar a a este cultivo, no solo en España sino en otros rincones de Europa.

Gracias a una subvención de 30.000 euros se pudo poner en marcha el anteproyecto y, durante las próximas semanas, se presentará al Ministerio de Agricultura el proyecto, que deberá ser estudiado a fondo para determinar su viabilidad. «Si se aprueba, se destinarán alrededor de 600.000 euros para desarrollarlo durante tres años. A lo largo de este periodo, este presupuesto se empleará para poner en marcha labores de divulgación, análisis y demostración de efectividad de algunas materias activas», señala.

Entre los objetivos específicos que se contemplan en este proyecto se encuentra el diseño de una estrategia nacional de control integrado de plagas, enfermedades y malas hierbas en el cultivo de cerezo. También se insiste en la necesidad de identificar las materias activas candidatas a ser incluidas en el programa de control integrado de plagas, enfermedades y malas hierbas; así como establecer la buena práctica agraria y verificar la existencia de límites máximos de residuos. En ese último caso, se diseñarán y ejecutarán demostraciones con el fin de establecer los límites de acuerdo a la buena práctica agraria identificada.

«Nuestro reto final pasa por estudiar las diferentes estrategias que tenemos para luchar contra plagas y enfermedades y que estos resultados, que se harán públicos dentro de un tiempo, podamos aplicarlos en diferentes lugares de España», aclara.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión