Despliega el menú
Aragón

De 0 a más de 400 euros al mes: las becas Erasmus varían entre las comunidades

Aragón, con 250 euros mensuales, se encuentra dentro de la media y no diferencia entre el país de destino.

Entrada al campus de la Universidad de Zaragoza
Entrada al campus de la Universidad de Zaragoza
Guillermo Calahorra

Estudiar durante un cuatrimestre o un curso entero en el extranjero no es accesible a todos los bolsillos. Por ello, tanto la Unión Europea como el Gobierno de España aportan determinadas cantidades para costear parte de estos gastos a los alumnos que se van de Erasmus. Un importe que, en muchas ocasiones, es ampliado por los respectivos ejecutivos autonómicos. Sin embargo, en este punto, ni todas las comunidades autónomas ofrecen la posibilidad de tener una ayuda adicional, ni las cuantías que se dan son iguales. Según la información contrastada con las diversas consejerías, Andalucía es la que proporciona unas becas más generosas, con hasta 438 euros al mes. Por el contrario, ni Madrid ni Castilla La Mancha cuentan con un programa de estas características.

De este modo, Aragón se encuentra dentro de la media de aquellas Comunidades que sí que deciden ofrecer una ayuda adicional. En concreto, cada alumno que tiene derecho a esta beca cobra 250 euros al mes durante un máximo de siete meses, lo que supone un ingreso de 1.750 euros. La convocatoria de este año era de 377.206 euros, unos 100.000 más que en el curso anterior; aún así solo la mitad de los solicitantes acaban siendo beneficiarios de esta ayuda. El 75% de la ayuda se abona durante los primeros meses de la estancia en el extranjero; mientras que el 25% se paga cuando la universidad certifica la vuelta a Aragón, entre los meses de julio y diciembre.

En Andalucía las becas van de los 100 a los 250 euros mensuales, dependiendo del país que se elige como destino. Además, la convocatoria establece que hay una cuantía específica para aquellas personas con mayores necesidades económicas. En este caso va de los 75 a los 188 euros. Un alumno que se vaya de Erasmus a Alemania o Irlanda (entre otros países) y tenga una renta inferior a la fijada por la Junta de Andalucía, llegará a recibir 438 euros al mes, durante nueve meses: un máximo de 3.942 euros. Por el contrario, aquel que se vaya a Bulgaría o Polonia (entre otros) y no cumpla los requisitos económicos solo recibirá 900 euros.

 

Los residentes en Asturias tienen derecho a 200 euros al mes hasta un máximo de 1.800, es decir, nueve meses de estancia. En Cataluña la cuantía por estudiante es igual, pero difiere el tiempo de duración máximo que se puede recibir: seis meses. Lo contrario sucede en Extremadura, con unos ingresos de 200 euros al mes, pero con un periodo máximo de 10 meses; es decir, hasta 2.000 euros.

Tanto en la Comunidad Valenciana como en Galicia la cuantía varía dependiendo del país. En el primer caso, oscila entre los 150 a los 300 euros y se puede percibir durante un máximo de nueve meses. En el segundo, se recibe entre 80 y 150 euros durante tres o nueve meses. Una vez distribuidas estas cuantías, el presupuesto restante se repartirá entre los estudiantes que tengan una mejor nota media, con 500 euros adicionales para cada uno.

En el País Vasco, Baleares y Cantabria las ayudas tienen unas características diferentes. El Gobierno vasco apuesta por ofrecer una beca complementaria hasta los 330 euros al mes; es decir, si un alumno ya tiene una ayuda de 200 euros, obtendrá otros 130 más del País Vasco. Lo que se ha acordado en Baleares y Cantabria es una cuantía anual de 600 y 400 euros por alumno respectivamente.

Menores cuantías

Algunas comunidades apuestan por ayudas más concretas y reducidas. Por ejemplo, en Canarias son cada uno de los cabildos los que deciden si hay becas o no y cuál es su cuantía. Asi, en Gran Canaria son 100 euros al mes durante nueve meses. Lo mismo ocurre en Murcia, donde todavía no se ha publicado una convocatoria autonómica; por lo que son los municipios los que realizan su propia oferta. En el caso de Lorca son 300 euros por estudiante. Además, la Universidad de Murcia ofrece un octavo mes de financiación (ya que el Ministerio solo da siete pagas). En Navarra sí que existen unas becas autonómicas pero su cuantía es reducida: 100 euros mensuales durante nueve meses. En La Rioja, según los datos del curso 2015-2016, cada alumno recibió una ayuda de 110 euros mensuales. 

Con la mejora de la situación económica, Castilla y León ha decidido volver a poner en marcha estas ayudas complementarias para los alumnos Erasmus, que fueron eliminadas en el curso 2011-2012. De momento solo se conoce que el presupuesto del próximo curso asciende a 700.000 euros, que se dividirán entre el número de meses que se vayan los estudiantes al extranjero. Otras comunidades como Madrid y Castilla La Mancha siguen sin ofrecer financiación extra.

Aunque algunas de estas convocatorias van dirigidas a todos los estudiantes Erasmus; en la mayoría de los casos, los solicitantes deben acreditar un nivel de renta para poder acceder a ellas. Asimismo, determinadas comunidades autónomas incluyen requisitos específicos sobre la nota media del expediente del alumno. Además, la mayoría de estas becas son compatibles con las del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, pero pueden existir excepciones.

Aumento de las ayudas estatales

El Gobierno ha anunciado un incremento de las ayudas para aquellas personas que realicen un Erasmus, en concreto, para los que ya fueron beneficiarios de una beca general del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte durante el curso anterior. En estos casos, además de recibir la ayuda mensual correspondiente (entre 200 y 300 euros al mes según el país de destino), también cobrarán cada mes 175 euros adicionales (antes eran 100). Estas ayudas se pueden percibir durante un máximo de siete meses.

De este modo, los residentes en Andalucía pueden llegar a cobrar al mes más de 900 euros, con lo que podrían costearse sin problemas la estancia en casi cualquier país y ciudad. Por el contrario, un residente en Madrid podría quedarse sin ningún tipo de ayuda, dependiendo de los ingresos de sus padres. En el caso de que su patrimonio sea escaso y se vaya a un destino de renta alta como máximo cobraría 300 euros; una cuantía con la que ni siquiera podría pagar el alquiler de la mayoría de los lugares. Por ejemplo, en París ronda los 400 y 600 euros al mes.

Etiquetas
Comentarios