Despliega el menú
Aragón

Los adolescentes consideran normales las conductas violentas en su instituto

Un estudio en alumnos de Las Delicias de Zaragoza revela que no identifican como violencia de género el control por sus parejas.

El consejero de Sanidad ha visitado el centro de salud Delicias Sur de Zaragoza.
El consejero de Sanidad ha visitado el centro de salud Delicias Sur de Zaragoza.
Oliver Duch

Hasta un 85% de los adolescentes consideran normal que en su instituto haya conductas violentas y muchos de estos estudiantes asumen como parte de una relación los celos o el control por parte de sus parejas. Estas son algunas de las preocupantes conclusiones de un estudio elaborado dentro del proyecto de Atención Comunitaria que tiene en marcha el centro de salud Delicias Sur de Zaragoza. Una experiencia pionera que trabaja para prevenir la violencia de género entre los adolescentes, a través de la colaboración entre vecinos del barrio y profesionales sanitarios.

El proyecto surgió de la preocupación compartida por el aumento de la violencia de género entre menores. Para analizar la situación, los agentes implicados elaboraron un test que distribuyeron entre 125 alumnos, de entre 13 y 16 años, de un instituto de la zona (un 47% chicas y un 53% chicos). Los resultados revelaron un alto porcentaje de agresividad y conductas violentas en el centro y una confusión respecto a los conceptos. "Hay situaciones de control que los menores no identifican como violencia de género, pero, además, justifican muchas de las conductas”, ha asegurado este martes la coordinadora de Enfermería del centro de salud Delicias Sur de Zaragoza, Noelia Aguirre, que ha reconocido que los adolescentes no identifican como violencia de género la violencia psicológica o  las "situaciones de control". “Ellos lo que hacen es justificarlas. Piensan que si te controlan es que te quieren más, que los celos son normales”, ha añadido la profesional.

La trabajadora social de la Asociación de Vecinos Manuel Viola, Isabel Antón, ha recalcado que este proyecto no pretende detectar “casos puntuales” de violencia de género, sino trabajar en la prevención en el aula de “manera transversal”. Es decir, implicar no solo al alumnado, sino al profesorado, a las familias y a los profesionales sanitarios. “El cuestionario nos ha venido bien para ver lo que pasa en este instituto, que es similar a lo que puede pasar en otro, pero esta es la excusa para intervenir”, ha asegurado Antón. De momento, se van a desarrollar acciones  en los cursos de Educación Secundaria de este instituto, pero la idea es extender el trabajo a alumnos de primaria. Antón ha alertado, además, de las consecuencias de las redes sociales, ya que los problemas se han multiplican. “Antes, el insulto, el acoso o el maltrato entre adolescentes se acababa en casa, pero ahora las redes sociales están abiertas 24 horas”, ha explicado.

El coordinador del centro de salud Delicias Sur de Zaragoza, Ángel Antoñanzas, y el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, que ha visitado las instalaciones esta mañana, han destacado las tareas de prevención y promoción de la salud que se están haciendo en consultorios como este. Antoñanzas ha hecho hincapié en la importancia del papel de la Atención Primaria para detectar situaciones de riesgo en violencia de género. “Muchas veces la dificultad añadida es que la persona afectada no se atreve a hablar con el pediatra, la matrona, el personal sanitario… Por ello, es importante que el profesional tenga la disposición adecuada para alcanzar esa empatía necesaria”, ha afirmado.

Etiquetas
Comentarios