Despliega el menú
Aragón

Juzgan a un hombre que lleva años viviendo de las estafas sin pisar nunca una prisión

La Fiscalía pide 2 años de cárcel para un estafador reincidente por engañar a una zaragozana alquilándole un apartamento en Benidorm que no existía. Con argucias similares y fijándose botines discretos, lleva años viviendo sin cumplir ninguna de sus múltiples condenas.

El juicio contra este estafador se celebrará el próximo mes de enero en la Audiencia de Zaragoza.
El juicio contra este estafador se celebrará el próximo mes de enero en la Audiencia de Zaragoza.
Heraldo.es

La Audiencia de Zaragoza juzgará el próximo mes de enero a Manuel C. J., un hombre que ha conseguido hacer de la estafa su modo de vida sin pisar nunca la prisión. Para conseguirlo, lo que hace es inventarse una argucia y fijarse un botín discreto: unos 200 euros. De esta forma, la mayoría de las víctimas nunca lo denuncian, puesto que solo el abogado y el procurador les cuestan más caros. Cuando lo hacen y el acusado acaba siendo condenado, la pena es tan pequeña–menos de un año de cárcel o trabajos en beneficio de la comunidad– que siempre se la suspenden.

Los hechos que van a volver a sentar a este estafador en el banquillo se remontan al verano de 2016, cuando utilizó un conocido portal inmobiliario de internet para anunciar el falso alquiler de un apartamento en Benidorm. La oferta interesó a una vecina de Zaragoza, que llamó por teléfono a Manuel C. J. y le adelantó 200 euros en concepto de reserva.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, una vez que recibió el dinero, el encausado dejó de atender las llamadas telefónicas y mensajes de la arrendataria. La mujer quería saber en qué lugar en concreto se hallaba el apartamento, pero acabó dándose cuenta de que había sido víctima de una estafa.

Entre 2015 y 2016, han sido un total de diez los juzgados que han condenado a esta persona, siempre por delitos leves de estafa. San Sebastián, Gijón, Bergara, Salamanca, Arcos de la Frontera... Los perjudicados han presentando denuncias en múltiples ciudades, pero nunca han conseguido ver a Manuel C. J. entre rejas.

En el procedimiento judicial que este hombre tiene abierto en la capital aragonesa se enfrenta a una pena de dos años de prisión. La defensa niega los cargos y vuelve a pedir la absolución de estafador.

Etiquetas
Comentarios