Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

5 destinos para aprovechar el día a menos de una hora de Zaragoza

El otoño es una época ideal para caminar por el campo, hacer turismo rural y descubrir nuevos paisajes sin necesidad de pernoctar fuera de casa.

Cascada en el parque municipal de Muel.
Cascada en el parque municipal de Muel.

Que el día sea más corto no es motivo para apoltronarse en casa y dejar de disfrutar del aire libre. De hecho, el otoño es una época ideal para caminar por el campo, hacer turismo rural y descubrir nuevos paisajes sin necesidad de pernoctar fuera de casa y sin tener que esconderse de las altas temperaturas. Así por ejemplo, desde Zaragoza existen varias rutas muy recomendables para realizar en el día por estas fechas y solo es preciso ponerse el despertador, calzarse las deportivas o unas buenas botas y disfrutar del otoño a menos de una hora de trayecto. ¿Te animas?  Estas son algunas propuestas:

Muel: desde el parque de este municipio zaragozano, a tan solo 27 kilómetros de la capital aragonesa, es posible dar un delicioso paseo por la ribera del río Huerva. Desde la parte baja del pueblo, la ruta conducirá hasta la milenaria presa romana (s. I), el gran estanque y la ermita de la Virgen de la Fuente construida encima, que guarda cuatro pinturas de Francisco de Goya de su primera época. El paseo discurre por un espacio encajonado, con su pequeño acantilado y sus cascadas naturales. Los más andarines pueden seguir remontando el Huerva por el sendero que lleva hasta Mezalocha. Fuendetodos: ubicada 45 km al sur de Zaragoza, es la localidad natal de Francisco de Goya, el aragonés más conocido en el mundo y uno de los más grandes artistas de todos los tiempos. Conserva la casa natal del pintor, de visita obligada, así como el Museo del Grabado, entre otros atractivos. Desde el municipio también es posible hacer una excursión sencilla por su entorno a través de la ruta circular por las conocidas Hoces de Fuendetodos. Belchite: conocer el Pueblo Viejo es imprescindible y fascinante para grandes y pequeños, pero además se aconseja recorrer el paraje circundante caminando hasta el Pozo de los Chorros y por la denominada ‘Senda de los barbis’, ruta que permitirá conocer trincheras y bunkers de la Batalla de Belchite, así como disfrutar de las vistas panorámicas de Almonacid de la Cuba y Belchite, del olivar, de la estepa y de abundantes aves rapaces. Trasmoz: visitar esta bella localidad ubicada en las faldas del Moncayo y a poco más de  80 kilómetros de Zaragoza, es adentrarse en un municipio lleno de leyenda y misterio que simboliza especialmente su castillo, donde actualmente todavía se conserva el Museo de la Brujería. Es irresistible detenerse en Trasmoz, pero también es posible caminar hasta el Monasterio de Veruela en unos 45 minutos o contemplar las extraordinarias vistas desde el monte de La Diezma y seguir hasta Grisel para dejarse sorprender por la singular sima del Pozo de los Aines. Anento: justo en el límite de la provincia con Teruel y a unos 90 kilómetros de la capital aragonesa se encuentra esta bonita localidad en la que destacan varios sitios de visita obligada, la iglesia con unos retablos preciosos de los siglos XIV y XV, el castillo del siglo XII y XV en la parte superior del pueblo, el torreón celtíbero y el Aguallueve, curiosa formación surgida del agua de los manantiales.

Etiquetas