Despliega el menú
Aragón

"Sentimos que ha llegado el momento de volver a casa en Rumanía"

Veinte mil rumanos han dejado Aragón en cuatro años. El Gobierno rumano facilita su vuelta.

Cuando Andrea y Nicolae llegaron a España aún se pagaba en pesetas. Diecisiete años después, con un niño de 4, y la familia repartida entre Rumanía y España, creen que ha llegado el momento de volver a casa. Como ellos, muchos rumanos se han marchado de Aragón en los últimos años. Ahora hay 47.983 empadronados, veinte mil menos que hace cuatro años.

El Gobierno rumano acaba de lanzar un programa en colaboración con la Unión Europea para facilitar el retorno de inmigrantes a su país y promover negocios allí. La Asociación Acasa de rumanos residentes en Aragón gestiona aquí el programa 'Fii antreprenor en tara ta' ('Emprende en tu país'). Entre los interesados que han llamado están Andrea y Nicolae. Ahora viven en la Muela, él es autónomo y trabaja en la construcción. Tienen planes para volver a casa y empezar allí una nueva vida.

Andrea y Nicolae son de la ciudad rumana de Navodari y emigraron en el año 2000. Entonces había en Aragón 12.051 extranjeros empadronados (229 de ellos rumanos). La llegada de inmigrantes creció en la comunidad autónoma hasta llegar a su máximo en los años 2012 y 2013: con más de 173.000 extranjeros y más de 67.000 rumanos. Desde entonces, la crisis económica de España y los cambios en los países de origen han hecho descender estos datos. Según los últimos datos del INE de 1 de enero de 2017, en Aragón viven 132.134 extranjeros, de los que más de un tercio son rumanos (47.983).

Andrea, de 28 años, vino de niña con sus padres a Lucena de Jalón. Estudió la ESO y el Bachillerato entre Épila y La Almunia. Y luego se graduó en Ingeniería Química en la Universidad de Zaragoza. Después conoció a Nicolae y tuvieron un hijo. "Aquí estamos bien, nos han tratado muy bien en Aragón. Pero queremos volver y empezar otros negocios en Rumanía. Somos jóvenes, sentimos que es el momento", afirma. Solo le queda convencer a sus padres, que están muy integrados aquí: su madre es auxiliar de enfermería en un hospital y su padre tiene una tienda de productos de alimentación rumanos en La Almunia.

Nicolae, de 35, vino a trabajar siguiendo a un tío suyo. Al principio trabajó sin papeles haciendo de todo: butanero, carpintero, peón, hasta que consiguió el permiso de residencia y trabajo. Se ha dedicado fundamentalmente a la construcción. "La situación económica aquí es ahora más difícil que hace unos años. Con el boom inmobiliario se movió mucho dinero, pero luego mucha gente se ha quedado sin nada. Es un un buen momento para volver a Rumanía y empezar negocios allí, si tienes ganas de trabajar", asegura.

Una ayuda para volver y emprender

"Rumanía tiene 20 millones de habitantes y hay otros 5 millones de rumanos viviendo fuera. El Gobierno rumano quiere atraer de vuelta a los emprendedores para que contribuyan a dinamizar el país", afirma Alina Sasu, abogada que vive en Zaragoza desde hace diez años, miembro de la asociación Acasa y responsable de comunicación del programa 'Emprende en tu país'.

Se trata de un programa financiado por la Unión Europea para favorecer la apertura de nuevos negocios en Rumanía y el retorno de emigrantes. Ofrece una ayuda de 40.000 euros no reembolsables para montar una empresa en alguna ciudad rumana distinta a Bucarest. Hay otros programas específicos dirigidos al medio rural y a la agricultura. En este caso, los requisitos son tener entre 18 y 65 años, ser residente en España los últimos doce meses, tener experiencia laboral y presentar una idea para montar una empresa que dé trabajo como mínimo a dos personas, entre otros puntos.

"Los interesados que cumplan los requisitos tienen que inscribirse y se les dará una formación online. Aprenderán márketing y economía, y se les ayudará a desarrollar su proyecto. El proyecto tiene un límite de 200 personas. Después, se seleccionarán los 25 mejores proyectos, que recibirán los 40.000 euros para su puesta en marcha. El primer curso de formación empieza este mes de noviembre y el último, en julio de 2018", explica Alina Sasu. Los interesados pueden dirigirse a la asociación Acasa (que acaba de estrenar sede en la calle Reina Fabiola de Zaragoza).

Andrea tiene una idea para montar un 'baby spa' en Constanza, una zona turística en crecimiento. Y Nicolae, patrón de barco y apasionado de la navegación, quiere montar una escuela de navegación. Ya sueña con sus barcos que navegarán por el Delta del Danubio y el Mar Negro. Quieren empezar los trámites el año que viene y planean la mudanza para 2019, cuando su hijo termine la etapa de Infantil en el colegio.

Etiquetas
Comentarios