Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Un vecino de La Almozara, acusado de violar a la hermana pequeña de su novia

La chica, de 14 años, asegura que la relación sexual fue consentida. Pero el fiscal pide una condena de 11 años de prisión para el 'cuñado' por aprovecharse de ella.

La última reforma del Código Penal, que eleva la edad de consentimiento sexual de los menores de 13 a 16 años, podría costar a un joven de 25 y con domicilio en Zaragoza una larga temporada entre rejas. Porque son 11 los años de prisión que este lunes ha pedido para él la Fiscalía por la supuesta violación de la hermana pequeña de su novia, que cuando sucedieron los hechos tenía 14. Durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial, la menor ha asegurado al tribunal que la relación fue consentida. Pero ello no ha hecho cambiar de opinión al ministerio público, que entiende que el acusado se aprovechó de la chica y ha mantenido los cargos y la petición de cárcel.

Los hechos que han acabado con Osvaldo Yunior B. B., en el banquillo se remontan a julio de 2015 y se habrían producido en el domicilio que el joven –que cumple 26 años en noviembre– compartía con la hermana de la víctima en el barrio de La Almozara. En una fecha que nadie ha podido precisar, la menor se quedó a dormir en esta vivienda, circunstancia que, según el fiscal, aprovechó el acusado para penetrarla vaginalmente.

El juicio se ha celebrado a puerta cerrada, por lo que ha sido imposible escuchar las versiones de los implicados. Sin embargo, el ministerio público asegura en su escrito de calificación que el presunto agresor llevaba tiempo ganándose el «afecto y confianza» de la menor «amparándose en el vínculo familiar existente y en su superior edad». Y lo dice porque parece que el procesado solía visitar el domicilio de la víctima cuando sabía que ni sus padres ni ningún otro adulto se encontraban allí.

Según el fiscal, el día de los hechos, Osvaldo Yunior B. B. aprovechó que su pareja se había quedado dormida para ir al salón, donde se encontraba la menor. Durante la instrucción del caso, la adolescente declaró que ella no mostró oposición ni resistencia alguna al ataque, por lo que el joven pudo satisfacer sus «libidinosos propósitos». Sin embargo, la chica contó a su madre lo sucedido y se tramitó la correspondiente denuncia.

La suegra del denunciado ha comparecido como testigo en el juicio para ratificar que, efectivamente, fue su hija pequeña quien le informó de estos hechos. Como consecuencia de la relación sexual, la menor no sufrió ningún tipo de lesión, lo que de alguna manera confirmaría que esta fue consentida.

La defensa, a cargo de la letrada Elena Lázaro, solicita la absolución de su cliente por entender que en ningún momento se produjo una agresión sexual. Pese a que cuando se produjeron los hechos el acusado tenía diez años más que la víctima, esta parte entiende que se trata de una relación entre dos jóvenes en la que el varón no se aprovechó de la chica.

Distinta es la interpretación que hace la Fiscalía, para la que el procesado no solo violó a la hermana pequeña de su pareja sino que se prevalió de su relación de parentesco. De ahí que haya elevado a definitiva su calificación inicial y mantenido la petición de 11 años de prisión y 12 de alejamiento para el presunto agresor, que hasta la fecha se encuentra en libertad provisional.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión