Despliega el menú
Aragón

Los cinco alcaldes más veteranos de Aragón

Se han presentado a 10 elecciones municipales... y las han ganado de forma ininterrumpida. Llevan desde 1979 al frente de sus ayuntamientos. Casi cuatro décadas en las que han compaginado su familia y obligaciones laborales con los plenos, despachos y reuniones políticas. Todos coinciden en que están disponibles "las 24 horas del día" y confiesan que han permanecido tantos años "por amor" a sus pueblos.

De Izquierda a derecha: Antonio Catalán, Ángel Gracia, Esmeraldo Marzo, Manuel Murciano y Gregorio Benedí
De Izquierda a derecha: Antonio Catalán, Ángel Gracia, Esmeraldo Marzo, Manuel Murciano y Gregorio Benedí
Heraldo.es

Nacieron entre 1938 y 1944 y pueden presumir de ser los alcaldes más veteranos de Aragón. El oscense Ángel Gracia (Banastás) y el zaragozano Esmeraldo Marzo (Mainar) tomaron las riendas de sus pueblos antes incluso de que en 1979 se constituyeran los primeros ayuntamientos elegidos democráticamente. A estos dos irreductibles de la política se suman Antonio Catalán y Gregorio Benedí, de Alforque y Plasencia de Jalón, ambos municipios de la provincia de Zaragoza, y el turolense Manuel Murciano (Moscardón). Los cinco han contado con el apoyo de sus vecinos en las diez citas electorales consecutivas a las que se han presentado representando a distintas formaciones políticas. Y todos, además, comparten la "ilusión" y el "deseo" con el que optaron al cargo el primer día: mejorar la vida de los ciudadanos y seguir haciendo cosas por sus municipios.

Tienen también en común el compatibilizar esta gestión con sus ocupaciones laborales y sus familias. "Aunque el Ayuntamiento no esté abierto, mi casa sí lo está", afirma el primer edil de Moscardón, Manuel Murciano (PAR). La misma opinión comparte desde Mainar Esmeraldo Marzo (PAR), quien defiende que "hay que estar siempre pendiente de lo que necesitan los vecinos, y a todas horas del día. En un pueblo pequeño hay que estar disponible".

"Lo único que me queda es que he trabajado por mi pueblo, no entré con otra idea", pone de manifiesto el alcalde de Plasencia de Jalón, Gregorio Benedí (PP). Para Ángel Gracia (PP), regidor de Banastás, es fundamental "querer el lugar en el que has nacido, y estar ahí". Y asegura: "Hay que trabajar por los demás, y si no, no estés, y además sin cobrar". Esta idea es común para todos estos alcaldes que han ocupado este cargo desde hace casi 40 años. De hecho, tal y como afirma Antonio Catalán (PSOE), de Alforque, no pesa la responsabilidad ni las horas que se dediquen a la alcaldía:"Yo lo hago por mi pueblo, porque me gusta trabajar por él y porque le debo todo".

Todos coinciden, además, en la necesidad de seguir trabajando para continuar sacando adelante los proyectos que tienen en marcha o que están pendientes. Para ello, dicen, es fundamental contar con subvenciones públicas, porque los presupuestos que manejan estos pueblos no alcanzan para impulsar y financiar obras y actuaciones urbanísticas.

"La ley está para respetarla"

Estos cinco alcaldes representan la democracia y no dudan en defenderla. Respecto a la situación de Cataluña, Gracia es contundente: "No quieren diálogo". De una forma similar se expresa Marzo, quien apuesta por "defender la Constitución y la ley, que para eso están". "En un pueblo pequeño hay que gobernar igual que en una Comunidad:si no hay orden y respeto nada puede funcionar", destaca.

Para el alcalde de Plasencia de Jalón, la solución "no es fácil". "Lo primero –coincide– es que nadie puede estar fuera de la ley, les guste o no". En este sentido, Murciano añade que "hay que buscar un equilibrio, porque no se puede hacer lo que cada uno quiera. La moderación y la convivencia es difícil, pero hay que buscar un entendimiento". Para el responsable local de Moscardón, "las cosas se han dejado porque no ha habido el diálogo necesario". Por último, desde Alforque, Antonio Catalán opina que "si tuviera delante a los gobernantes les diría que hay que hablar las cosas, dentro de la legalidad".

Etiquetas
Comentarios