Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

"La internacionalización va a salvar a la economía aragonesa de la crisis catalana"

Gobierno de Aragón, economistas y empresarios apuestan por la diversificación para reducir los efectos del conflicto.

De izquierda a derecha, José Miguel Sánchez, Fernando Callizo, Marta Gastón, Javier Nieto y Jorge Moncada, en el paseo de la Independencia de Zaragoza.
De izquierda a derecha, José Miguel Sánchez, Fernando Callizo, Marta Gastón, Javier Nieto y Jorge Moncada, en el paseo de la Independencia de Zaragoza.
Oliver Duch

La internacionalización de la economía aragonesa, potenciada a raíz de la crisis, minimizará los efectos que el conflicto catalán ya está teniendo en la Comunidad. El Gobierno de Aragón, el Colegio de Economistas, la Confederación de Empresarios, la Cámara de Comercio de Zaragoza y el sector turístico -representado por la Asociación de Agencias de Viajes de Aragón- aseguran que, aunque el daño ya está hecho, diversificar y exportar a nuevos mercados hará que las consecuencias de la deriva independentista sean menores.

Esta es una de las conclusiones a las que llegaron sus principales representantes en un foro económico organizado por HERALDO al que también se invitó a CC. OO. y UGT, que declinaron asistir.

Gobierno, economistas y empresarios recuerdan que Aragón es la región "más afectada", ya que comparte con Cataluña una relación económica de 15.000 millones de euros al año. La consejera de Economía, Marta Gastón, no descarta que la situación actual despierte el interés de los empresarios por la internacionalización. Lo importante, a su juicio, es que sean cada vez más las empresas que se atrevan a exportar, ya sean pequeñas, grandes o medianas.

Cataluña, de acuerdo con el presidente de la Confederación de Empresarios de Aragón, Fernando Callizo, "representa un 33% de las ventas nacionales de la Comunidad", pero si se tiene en cuenta el mercado internacional, "el porcentaje baja hasta el 14%".

Esto, como explica el director general de la Cámara de Comercio de Zaragoza, José Miguel Sánchez, quiere decir que la economía aragonesa es ahora "menos dependiente de la catalana", de ahí que considere que la internacionalización deba ser prioritaria.

Mirar al exterior será clave a medio plazo, ya que, según el decano del Colegio de Economistas de Aragón, Javier Nieto, los efectos de la crisis independentista se notarán, sobre todo, en 2018. "La economía es un tren que va lanzado. Poco a poco irá parando, pero no frenará en seco", adelanta.

También preocupa cómo puede afectar el desafío soberanista a la imagen de España. "Nuestro momento álgido llegó en 1992, ahora estamos en unos niveles mínimos. Empresas como American Airlines ya están avisando a sus clientes sobre lo que está ocurriendo en Barcelona. Otras, directamente, han empezado a retirar frecuencias a Cataluña", indica el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Aragón, Jorge Moncada. Avanza que ya habrá afecciones "de cara al puente de la Constitución y en Navidad".

Los participantes prevén "problemas de préstamo" para las compañías catalanas, circunstancia que repercutirá "muy negativamente" en el tejido empresarial aragonés, que necesitará "financiación adicional" para suplir la caída de la facturación en Cataluña. Esto, apunta Callizo, podría provocar un "crecimiento inferior" al esperado. Afectaría, asimismo, a la creación de empleo. "No se notará de hoy para mañana, pero sí en 2018", matiza.

Gastón, por su parte, confirma que, si bien "no se pueden anticipar impagos", existe una preocupación en cuanto al crédito. "Muchas empresas ya han diversificado, pero Cataluña sigue siendo el mercado principal para las compañías aragonesas", comenta.

Aunque el mayor impacto llegará "a medio plazo", sectores como el comercio o el turismo están sufriendo ya las primeras consecuencias. "El del transporte, por ejemplo, ha aumentado exponencialmente su actividad. Esto no quiere decir que se esté vendiendo más producto, sino que hay empresas catalanas que están deslocalizando los suyos. Han estado enviando el pedido de este mes y del que viene ante la incertidumbre de otro paro como el del día 3", explica Sánchez.

El Gobierno de Aragón reconoce que ha habido compañías que a lo largo de esta legislatura y "de un modo previsor" han estudiado la posibilidad de abrir subsedes o buscar nuevas oportunidades de negocio en Aragón, aunque, según la consejera de Economía, el grueso de las consultas se produjeron "tras el puente del Pilar", momento en que se decidió actuar y poner en marcha una oficina única para atender a todas las mercantiles interesadas.

‘No’ a los boicots

Los participantes aseguran que serán las empresas quienes absorban los efectos de la crisis catalana, que "no tendría por qué repercutir sobre el precio del producto final". En este sentido, recalcan que cualquier posible boicot no afectaría únicamente a la economía catalana. "Si boicoteamos una botella de cava, boicoteamos la caja de cartón que se puede fabricar en Zaragoza. También el corcho, el vidrio y el transporte. Supondría una represalia para Aragón", afirma Callizo. "Sería como tirarnos piedras a nuestro propio tejado", añade Gastón.

La consejera confía en que "este totum revolutum no sea aprovechado para empeorar las ya difíciles condiciones laborales de los trabajadores". Lo que ocurra ahora, en todo caso, es una incógnita, ya que se desconoce qué efectos tendrá la declaración unilateral de independencia y la aplicación del artículo 155 en la economía catalana.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión