Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

"Aragón debería ser compensada con más inversiones en infraestructuras"

Los participantes reclaman fórmulas al Gobierno central para paliar el impacto de la crisis catalana en la Comunidad

Gobierno de Aragón, economistas y empresarios instan al Ejecutivo de Mariano Rajoy a compensar a la Comunidad para paliar el impacto de la crisis independentista, que "será mayor que en otras autonomías".

La consejera de Economía, Marta Gastón, asegura que esa «solidaridad» a la que se apela admite un amplio abanico de opciones. "No solo tiene por qué venir en forma de financiación directa vía euro, también puede atender a reivindicaciones en materia de infraestructuras", expone. Esta postura, avalada por todos los participantes del foro, pretende que Aragón "no se quede atrás". "Debe haber una respuesta positiva para que nuestra Comunidad no se vea perjudicada o discriminada", insiste Gastón.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Aragón, Fernando Callizo, coincide en que, vistos los efectos de la crisis catalana, la región debe reivindicar una serie de infraestructuras fundamentales, como el Canfranc o la Travesía Central del Pirineo.

Otra asignatura pendiente es la armonización fiscal. «Habría que analizar la financiación de las comunidades. No puede ser que unas tengan preferencia sobre otras», sostiene el director general de la Cámara de Comercio de Zaragoza, José Miguel Sánchez.

Todas estas cuestiones se tratarán «una vez que termine este periplo» y puedan cuantificarse los daños a la economía aragonesa, que variarán en función de cuánto se dilate la crisis independentista. "Hay inversiones que no se están produciendo ni se van a producir. Va a ocurrir en el conjunto de España, no solo en Cataluña", asevera Callizo.

Los participantes coinciden en que el conflicto, por más empresas que puedan recalar en Aragón, no traerá «nada bueno» a la Comunidad, de ahí que sea necesario reclamar "la factura económica".

Repercusión en el PIB

La DGA exigirá solidaridad al Gobierno central pero, según Gastón, no incentivará la deslocalización de empresas. "Esto no consiste en llevar un ‘empresómetro’, sino en ayudar a aquellas compañías que están pasando un momento delicado", afirma.

El mayor riesgo, no obstante, está en que aquellas que decidan trasladar su producción lo hagan fuera de España. También en que una eventual caída del consumo en Cataluña termine afectando, más si cabe, a las empresas aragonesas. «Una caída de un 1% del PIB tiene una repercusión de medio punto en la Comunidad», recuerda el decano del Colegio de Economistas de Aragón, Javier Nieto.

En su opinión, volver a un escenario de incertidumbre va a ser un «frenazo» para la economía, tanto para la catalana como para la aragonesa. El problema, según coinciden los entrevistados, es que al no haber un escenario definido no se puede preparar una respuesta. "Todos los agentes estamos esperando a ver qué pasa", asegura Gastón. Callizo, por su parte, añade:

"Tenemos claro de dónde venimos y dónde estamos, pero no adónde vamos. Hay que adaptarse día a día a lo que está ocurriendo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión