Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo Joven

Alumnos del Conservatorio Superior de Música de Aragón presentan un protocolo de acoso en el aula

La iniciativa ha sido acogida por la directora del centro, Carmen Esteban, como "positiva e interesante".

Conservatorio Superior de Música de Aragón
Conservatorio Superior de Música de Aragón
Heraldo

La Asociación de Alumnos del Conservatorio Superior de Música de Aragón (AACSMA) ha elaborado un protocolo de actuación frente al acoso en el aula. El documento está a la espera de presentarse próximamente a la Comisión de Convivencia del centro con el propósito de contar con la aprobación de la dirección y el profesorado.

"El año pasado nos llegaron algunas quejas de alumnos que sentían que habían sido acosados en el aula por profesores", indica Rut Mateu, vocal de la asociación y estudiante del centro. Ante esta situación, los representantes de los alumnos decidieron realizar una encuesta digital, y los resultados arrojados indicaron un alto porcentaje de estudiantes que decían haber sufrido o presenciado una situación incómoda en el aula.

Con "acoso", la vocal se refiere -y así lo expresa el protocolo publicado en la página web de la AACSMA-, a cualquier situación en la que un docente pueda hacer o decir algo que debilite la autoestima del alumno. Por otra parte, la joven considera necesario recalcar que no con ello quieren decir que esta situación se repita con todos los maestros e, incluso, que "el profesor puede no ser consciente de que está incomodando al alumno. Por eso el primer paso del protocolo es hablar con el docente y sería idóneo que se arreglase así y que nadie lo sienta como una amenaza o un ataque". 

De esta forma, el protocolo pretende "responder a las quejas recibidas el curso anterior de una forma ordenada y lógica, acordada por todo el mundo", tal y como explica Mateu. Para ello, los seis miembros del colectivo prepararon un borrador del protocolo y lo presentaron en una asamblea de alumnos, "a la que acudieron quienes quisieron", repunta la joven y, añade, "se aprobaron los cambios, se dieron algunos días de margen para que quien quisiera pudiese manifestar su opinión y se votó".

Desde la asociación de estudiantes también se contempla elaborar un protocolo de acoso dirigido a la relación entre alumnos, "porque también se han dado casos", así como "organizar una pequeña jornada antes de Navidad" para concienciar, enseñar a identificar una situación de acoso y actuar ante ella, "y poder así mejorar la situación".

Además, Mateu alega que les gustaría que "se empezasen a aplicar protocolos en todos los sitios en los que se pueda". Porque aunque la Universidad, por ejemplo, cuenta con un protocolo de actuación en casos de acoso laboral y gestión de conflictos entre compañeros y otro en caso de acoso sexual, la AACSMA no conoce, por el momento, otro centro en el que se haya llevado a cabo una iniciativa con características similares a la suya.

La respuesta del centro: "positivo e interesante"

La especialidad musical, requiere una formación específica algo distinta a la que puede recibirse en la Universidad. Un hecho en el que coinciden tanto desde la asociación como desde la dirección: "Los estudiantes escogemos los centros en función de los profesores, y la relación es muy cercana, muy personal", considera Mateu.

Por su parte, Carmen Esteban, directora del Conservatorio, indica que "el contacto profesor-alumno en este tipo de enseñanza es muy individualizada y ambos mantienen una relación estrecha".

"Jugamos con la sensibilidad, y la creatividad artística tiene la peculiaridad de que en un momento determinado los sentimientos están a flor de piel. Es nuestro trabajo, aunque a veces estás demasiado sensible para escuchar un comentario o vivir una situación. A veces nos emocionamos con la música y solo significa eso. Y esto tiene que ser así, cuando uno de nuestros jóvenes sale al escenario tienen que poder salir y emocionar", relata Esteban.

Es precisamente esta peculiaridad la que puede generar "disfunciones entre alumnos y profesores por no estar de acuerdo", añade la directora. Esto es, por ejemplo, cuando "algún comentario puede que no esté bien dicho, pero también puede que la percepción del alumno no sea acorde con la de quien emite el mensaje. Nuestra obligación es también decirle al alumno en qué circunstancias se encuentra", razona la directora del CSMA. De este modo, Esteban considera relevante saber "discernir hasta qué punto es una situación de acoso y abordarla en ese caso antes de que se haga más grande", y para ello considera que el centro cuenta con las herramientas necesarias, como "además de este protocolo, los delegados, el equipo directivo, los profesores, la Comisión de Convivencia...".

No obstante, Esteban indica que "el centro realiza encuestas anónimas y no he encontrado ningún dato que apunte a que dentro del Conservatorio haya alumnos que se hayan sentido acosados. Pero -insiste- tampoco tenemos que esperar a que las cosas sucedan para intentar evitarlas". Además, ha añadido que al profesorado le ha parecido que "era interesante que los alumnos fuesen pioneros en una iniciativa como esta".

En línea con esta afirmación, la portavoz del centro considera que "el acoso es un tema muy serio, de modo que es importante tener las herramientas adecuadas para que todo el mundo se sienta a gusto cuando está estudiando o trabajando".

Y concluye: "Es muy importante que desde el equipo directivo siempre tengamos las puertas abiertas para escuchar y cualquier iniciativa que sirva para que la gente se pueda sentir más cómoda, desde la Comisión de Gobierno hasta este protocolo, nos parece que puede ser muy positiva".

- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión