Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Más de 3.900 kilos de ropa recogidos en septiembre en los contenedores de Cáritas de Cuarte

Con la llegada del otoño y el cambio de armario, estos meses son uno de los picos de actividad del año.

Contenedor de ropa de Cáritas.
Más de 3.900 kilos de ropa recogidos en septiembre en los contenedores de Cáritas de Cuarte
HA

Durante el mes de septiembre se depositaron en los contenedores de ropa de Cuarte de Huerva más de 3.900 kilos de prendas. Los datos los ha facilitado esta semana el Ayuntamiento de la localidad, donde presta este servicio la empresa de inserción A Todo Trapo, que trabaja la gestión de ropa con Cáritas.

La citada cantidad se ha recogido en cuatro contenedores de Cuarte, predominando el situado en el colegio Foro Romano, donde se depositaron casi 1.200 kilos. Le sigue el de la piscina (1.196 kg), el del Ayuntamiento (870) y el de la avenida de la Constitución, con 638 kilos.

A todo trapo se encarga de la gestión de estos contenedores en la Diócesis de Zaragoza de Cáritas. Esto comprende un total de 96 contenedores, de los 72 se sitúan en la capital y los hay metálicos y de cartón. El resto se reparten entre otras 17 localidades y barrios rurales, entre las que están Muel, Botorrita, Sobradiel u Ontinar del Salz.

Los datos aportados de este mes de septiembre constatan la tónica habitual de cantidades recogidas, pero para los próximos meses, especialmente octubre y noviembre, se espera uno de los dos grandes picos de trabajo. “Con la llegada del otoño, la gente hace el cambio de armario en casa y eso se nota”, explica Antonio Costa, director gerente de A Todo Trapo.

Junto con estas fechas, los meses de mayo y junio experimentan la otra gran subida del año. En ambos periodos, según indica Costa, se recoge un 25% más de ropa que la media habitual del año.

Es en Cuarte donde la empresa tiene la nave desde la que distribuye todo el género recogido. En 2016, por allí pasaron 938 toneladas de las que solo un 10% se utilizó para fines sociales a nivel local. “Parte de la ropa recogida se lleva a una tienda para venderla al público y a donde Cáritas deriva a las personas con necesidades económicas para que se beneficien de ella sin coste”, explica Costas.

Pero el resto, se deriva a otras plantas de Cáritas especializadas en el reciclaje de desechos textiles para la futura reutilización de las prendas que se reciben en peores condiciones. Cuando el género llega a la nave de Cuarte, la ropa se selecciona y clasifica para su posterior exportación controlada.

A Todo Trapo es una empresa de inserción cuya actividad se lleva a cabo por un fin social y con la premisa de reinvertir el 80% del beneficio obtenido en la propia actividad. En ella trabajan personas de programas de reinserción en periodos que van desde los 6 meses hasta los 3 años. Participan en cursos de formación y se someten a un seguimiento por parte de técnicos de servicios sociales.

Aunque la entidad presta su apoyo a Cáritas en su aspecto más social, Costa asegura que el porcentaje de personas en riesgo de exclusión social que pasan por su establecimiento es cada vez menor. “Pretendemos ser también una referencia medioambiental por nuestra capacidad de reciclar desechos textiles”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión