Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los nuevos colegios Zaragoza Sur y Valdespartera 2 tendrán también clases de secundaria

Un decreto de Educación transformará siete escuelas en centros integrados, entre ellos los dos del sur de la ciudad.

La consejera de Educación del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, anunció ayer que su Departamento está ultimando un decreto para transformar en centros integrados (es decir, con clases de secundaria y quizá también de bachillerato) siete colegios de infantil y primaria de la Comunidad. Entre ellos se encontrarán Zaragoza Sur y San Jorge (Valdespartera 2), dos infraestructuras de nueva creación ubicadas en el sur de Zaragoza, una zona de la ciudad con grandes necesidades educativas por el tipo de población que acoge. Además de estos, la Consejería quiere convertir en centros integrados los colegios de Parque Goya, Miralbueno, Julio Verne, Rosales del Canal y Val de Atalaya (en María de Huerva).

Todos ellos se sumarán a los dos que ya han funcionado así durante este curso: el Ramón y Cajal, de Ayerbe (Huesca) y La Jota (Zaragoza). Y al colegio de Miralbueno, cuyo expediente de tramitación será visto en un próximo Consejo de Gobierno.

Este anuncio lo hizo la consejera durante su intervención ante la Comisión de Educación de las Cortes se Aragón, donde acudió a explicar el plan de infraestructuras 2016-2020. Como resumen, Pérez recordó que el plan contempla la creación en la Comunidad, durante estos cinco años, de 350 nuevas aulas (de todos los ciclos: infantil, primaria y secundaria); la inversión de 153 millones de euros; la construcción de 37 nuevos colegios y la ampliación de otros seis.

La consejera aseguró que habrá financiación para garantizar la viabilidad de todas estas infraestructuras educativas y dijo que anualmente se destinarán 34 millones para desarrollar el plan. Asimismo, detalló todas las obras que ya se han licitado o están en fase de construcción y avanzó las que están incluidas en el documento y se iniciarán en los próximos ejercicios. En conjunto, Pérez reconoció que el 36% del plan global se destinará a infraestructuras que se levantarán o ampliarán en el sur de Zaragoza, "una zona de expansión de la ciudad, en la que cada año nacen entre 800 y 1.000 niños".

Críticas de la oposición

El plan explicado ayer por la consejera, que ya fue aprobado en Consejo de Gobierno el pasado 19 de septiembre, fue acogido con críticas por parte de la oposición, que destacó la tardanza con la que se ha presentado, que algunos centros hayan acumulado ya retrasos en su ejecución sobre las fechas previstas en el propio plan y la escasa dotación que se prevé para reformar las guarderías que dependen de la DGA.

Susana Gaspar, de Ciudadanos, mostró su inquietud por la ejecución del plan, que prevé una partida anual de 34 millones de euros. Dudas que compartieron María Herrero, del PAR, y María José Ferrando, del PP. Herrero, que hizo hincapié en que el documento estratégico se ha presentado "más tarde de lo prometido", lo calificó de "chapuza" y opinó que no era ni "serio" ni "riguroso". Ferrando, por su parte, dijo que el plan era "un catálogo de buenas intenciones". La diputada del PP recordó que para su ejecución, el Gobierno necesita aprobar los presupuestos del año próximo y para ello depende de Podemos. "Con plan o sin plan se están dilatando obras", afirmó. Erika Sanz (Podemos) se quejó de incumplimientos en el medio rural y de los retrasos que acumulan algunos colegios de la ciudad de Zaragoza.

CHA y PSOE, partidos que sustentan al Ejecutivo aragonés, apoyaron el plan y destacaron el esfuerzo inversor que requiere. Gregorio Briz (CHA) lo calificó de "ambicioso, riguroso y serio". Margarita Périz (PSOE) dijo que iba en "la dirección correcta".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión