Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los 7.000 médicos de Zaragoza elegirán su representante con el reto de lograr un pacto por la sanidad

Concha Ferrer opta a la reelección como presidenta del Colegio de Médicos para poder consolidar su programa. Juan Alberdi, el otro candidato, cree que el órgano colegial precisa un cambio.

Concha Ferrer y Juan Alberdi optan a la presidencia del Colegio de Médicos de Zaragoza.
Concha Ferrer y Juan Alberdi optan a la presidencia del Colegio de Médicos de Zaragoza.
Toni Galán

Continuidad o renovación de cargos. A esta disyuntiva se enfrentan los más de 7.000 facultativos de Zaragoza que el próximo día 25 de octubre podrán elegir al que será presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza durante los próximos cuatro años. Y aunque ofrecen un programa ‘electoral’ con importantes diferencias, ambos coinciden en la necesidad de que el próximo representante de los facultativos trabaje para conseguir un pacto por la sanidad, fuera de "bandazos políticos" y "dirigido al bien común y la mejora de la asistencia sanitaria".

La actual presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concepción Ferrer, que opta de nuevo al cargo, considera que todos los proyectos políticos hasta ahora han sido "cortoplacistas" y la clave de futuro está en la "planificación" sin enfrentamientos. "Ahora mismo no hay continuidad. En Aragón no hay planificación porque no tienen equipos de Gobierno estables. Lo que pedimos es que nos dejen hablar para ir hacia adelante", subraya.

Una primera cuestión en la que está de acuerdo el otro aspirante al puesto, el doctor Juan Alberdi, jefe de Neurocirugía del Miguel Servet de Zaragoza, al que le gustaría conseguir una participación real del colegio en la "formulación de la política sanitaria". "Pretendemos ayudar a la administración y a los partidos para que lleguen a un pacto por la sanidad. Que las alternancias no impidan la mejora de la sanidad", señala. Pero, ¿qué opinan los dos candidatos a presidir el Colegio de Médicos de Zaragoza sobre otras cuestiones de la sanidad?

Listas de espera

En estos momentos, 1.956 pacientes aragoneses llevan más de seis meses pendientes de pasar por el quirófano. Para Alberdi, este es un problema de "todos los partidos" y cree necesario que se arbitren fórmulas para solucionarlo. "Las listas de espera no deberían usarse políticamente. En estos momentos, cuando las listas de espera hacen daño a un partido, el otro se beneficia", apunta. Respecto a las demoras, Ferrer recuerda que partimos de un momento en el que las plantillas están muy ajustadas, por lo que hay que valorar las necesidades de la población y ver cómo se afronta organizativamente esta situación.

Déficit de profesionales

La escasez de especialistas se ha puesto de manifiesto en los últimos años. Ferrer achaca esta situación a una falta de "planificación" por parte de la Administración ante un importante volumen de jubilaciones y la "precariedad laboral", que en muchos casos origina un éxodo de profesionales. Aboga por una "estabilización de las plantillas", una remuneración adecuada a los profesionales y una convocatoria periódica de concursos de traslados que permitan el movimiento de facultativos. "No puede ser que con 40 años se siga estando de interino", lamenta. Alberdi considera que se podría paliar la falta de especialistas con una regulación del sistema MIR, al ofrecer más plazas en aquellas especialidades deficitarias, y una buena planificación de la plantilla con la previsión de jubilaciones. "Además, habría que incentivar de alguna manera a los profesionales que vayan a los centros más periféricos", reconoce.

Sanidad privada

Ambos candidatos coinciden en que la sanidad pública y la privada deben coexistir. Respecto al concierto de operaciones para reducir lista de espera, Alberdi cree que hay que usar los medios públicos "lo máximo posible" y hacer los conciertos con "garantías absolutas" y una planificación"a largo plazo". "No a base de sacar paquetes de enfermos cuando al gestor le interesa bajar la lista de espera", lamenta Alberdi, que recuerda que una de las cuestiones que debería acordarse entre partidos es si los jefes de servicio del Salud pueden o no compatibilizar su trabajo con la privada. Ferrer tampoco rechaza la derivación de intervenciones si se establecen unas "reglas de juego claras" y un "control" sobre los procedimientos que se deben derivar. Pero la actual presidenta pone sobre la mesa los "condicionantes" de la sanidad privada cuando dependen de las aseguradoras, ya que entran en juego los beneficios.

Atención Primaria

Para la candidatura de Ferrer, hay que seguir trabajando para mejorar la Atención Primaria, en la que "enfermería también tiene mucho que decir". Mientras, Alberdi la considera "básica" para la sostenibilidad del sistema, ya que con una buena atención en centros de salud se aliviría la carga hospitalaria y el gasto sanitario.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión