Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Las donaciones en Aragón empiezan a recuperarse a pesar del incremento impositivo

Estas cifras están lejos de las registradas años atrás, donde eran más de 2.000 donaciones por semestre.

Las donaciones en Aragón empiezan a recuperarse a pesar del incremento impositivo
Las donaciones en Aragón empiezan a recuperarse a pesar del incremento impositivo

El tipo impositivo que se aplica en las donaciones desde 2016 afecta al intercambio monetario entre familiares (especialmente de padres a hijos) pero menos de lo inicialmente esperado. En el momento en el que el Gobierno de Aragón anunció las modificaciones en el impuesto de Sucesiones y Donaciones se produjo un aluvión de interesados, que aprovecharon los meses que quedaban para la puesta en marcha. Posteriormente: el vacío.

“En el momento en el que se anunció el cambio del tipo impositivo (finales de 2015), muchos adelantaron su decisión y realizaron antes de 2016 la donación. De este modo, en el primer semestre de 2016 casi no se registraron donaciones, mientras que ahora se han recuperado los niveles anteriores a las bonificaciones”, explica Dámaso Cruz, decano del Ilustre Colegio Notarial de Aragón. Según los datos del Consejo General del Notariado, en el primer semestre de 2016 se realizaron poco más de 732 donaciones en Aragón, bastante menos que un año atrás, cuando se alcanzaban las 1.453.

Por su parte, en los seis primeros meses de 2017 se han superado las 900 donaciones entre vivos, alrededor de un 23% más que un año antes. Unas cifras similares a las de 2008, cuando todavía no se había implantado la anterior modificación impositiva.

En 2008, el Gobierno de Luisa Fernanda Rudi aprobó una reforma fiscal con importantes bonificaciones (variaban entre el 65 y el 100% del tipo impositivo, dependiendo del dinero donado y los patrimonios preexistentes). Esto provocó que los aragoneses aprovecharan esta nueva coyuntura para realizar donaciones en vida. En algunos momentos, se llegó a superar las 5.000 donaciones anuales.

Con la llegada del Gobierno de Javier Lambán, el marco fiscal volvió a modificarse en 2015 (para que empezara a tener efectos el 1 de enero de 2016). Esta reforma implicó la desaparición de la bonificación del 65% de la cuota en patrimonios preexistentes superiores a 402.000 euros y la del 100% a las donaciones cuyo valor no superara los 300.000 euros (y los receptores no tuvieran un patrimonio superior a 402.000 euros). Ahora, dependiendo del importe que se quiera transmitir a hijos o cónyuges y el patrimonio previo que se tenga, los tipos impositivos varían entre el 7,65% y el 34%.

En estos momentos, la única forma de realizar una donación de manera gratuita es cuando el valor no supera los 75.000 euros y a la persona a la que se le da tiene un patrimonio previo de menos de 100.000. “Con estas condiciones es normal que haya pocas transacciones, ya que solo son posibles cuando unos padres le dan a sus hijos, generalmente jóvenes, una ayuda para poder comprarse una casa o algo similar”, sostiene Cruz. Por ello, considera que en los próximos años será complicado que estas cifras vuelvan a subir y que “lo normal es que se estabilicen en los datos que se han generado en este primer semestre”.

¿Hay alternativas?

Ante esta situación, muchos se preguntarán si existe alguna alternativa a la donación. “Cuando no existe parentesco entre los donantes, las cantidades son muy elevadas y ambos tienen un gran patrimonio preexistente, el tipo impositivo puede llegar al 81%. Por ello, en cuanto este número crece de manera importante, la gente busca otros cauces”, subraya Cruz.

Una de las opciones para realizar este cambio de titularidad del dinero son los préstamos. “Aunque esta posibilidad es la más común; ante la desaparición de las bonificaciones, muchos padres han decidido esperar a que sus hijos reciban el dinero como parte de la herencia (ya que tiene más beneficios fiscales). No hay que olvidar que las donaciones se empezaron a utilizar como un anticipo de la herencia”, recuerda Cruz.

Aumento de la recaudación

El incremento del tipo impositivo ha provocado que el Gobierno de Aragón haya logrado batir el récord de recaudación del impuesto de Sucesiones y Donaciones. En solo el primer semestre se ha recaudado casi 100 millones de euros. Esto supone un incremento del 44% respecto al mismo periodo del año pasado, por lo que se convierte en el tributo que más sube. De hecho, si se mantiene esta misma tendencia, que es lo que vaticinan los expertos, se podrían superar los 200 millones al cierre del ejercicio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión