Despliega el menú
Aragón

El buen samaritano: el crimen de la calle Pignatelli llega a 'Grupo 2 Homicidios'

A finales del mes de octubre de 1987 Pilar Armendáriz apareció asesinada en su casa. El asesino era un joven de apenas 17 años que acababa de salir de la cárcel.

Noticia publicada en HERALDO el 30 de octubre de 1987 sobre el asesinato de Pilar Arméndariz.
Noticia publicada en HERALDO el 30 de octubre de 1987 sobre el asesinato de Pilar Arméndariz.
Archivo HERALDO DE ARAGÓN

A finales del mes de octubre de 1987 el cuerpo sin vida de Pilar Armendáriz apareció en su domicilio con señales de haber sufrido una muerte violenta. Los investigadores de la policía no tardaron en sospechar de uno de sus vecinos.

La 'docuficción' Grupo 2 Homicidios estrena en Cuatro la recreación de este crimen que conmocionó a la sociedad zaragozana. Tal y como hicieron con el crimen de Caspe o el asesinato de 'Lady Halcón' y su marido, esta entrega también cuenta con el testimonio de los policías implicados en las pesquisas.

Así contó HERALDO la detención del asesino del crimen de la calle Pignatelli:

HOMICIDA Y SECUESTRADOR A LOS DIECISIETE AÑOS

Zaragoza. Redacción (5 de noviembre de 1987)

Una rocambolesca historia de triste final envuelve el asesinato de Pilar Armendáriz, que vivía sola en un tercer piso de la calle Pignatelli detrás de una puerta blindada con su correspondiente cerradura de seguridad. La anciana de 83 años no abría su casa a desconocidos, y comprobaba por la mirilla la identidad del que llamaba a su timbre, pero tanta precaución no le sirvió de mucho el 28 de octubre, día en que unos certeros golpes en el cráneo le causaron la muerte.

No había signos de violencia en los accesos a la casa, por lo que las averiguaciones de la policía apuntaron rápido hacia el piso de arriba, donde residió Ángel Campos desde su reciente salida de la cárcel hasta el mismo día de los luctuosos hechos. Una ronda de preguntas dio fe de que el adolescente cogió un tren el mismo día 28 hacia Barcelona, y que sus amigos y su novia vendieron joyas a toda prisa en casas de compraventa de la capital catalana.

Se lo puso fácil a las fuerzas del orden. Horas después de bajar del tren estaba ya en Sant Boi, y supuestamente secuestró a su hermanastro, Francisco Calafell, que vive en esta población junto con su padre y la compañera de éste. Según la información facilitada por la policía, lo retuvo varios días y pidió un rescate de medio millón de pesetas, pero los agentes de Zaragoza y Barcelona ya estaban encima del asunto. El lunes por la mañana Ángel Campos acudió al lugar convenido para cobrar el dinero junto con su novia, y la policía los detuvo.

La versión policial añadía que, tras una primera negativa, Ángel se declaró autor del crimen y relató su versión: el 28 de octubre por la mañana bajó con su madre a visitar a la anciana, y pensó en un robo fácil. Bajó a la calle, se hizo con un mango de herramienta abandonado en un contenedor de basura y enfiló las escaleras hacia el tercero derecha, donde Pilar Armendáriz no estaba muy segura de dejarle entrar.

Convenció a la anciana diciendo que había olvidado la cartera en su casa, y según su confesión le asestó repetidos golpes, que más tarde le causaron la muerte. Se llevó lo que encontró y subió a su casa para ducharse y recoger a su novia, también de 17 años, antes de salir disparado camino de Barcelona. Sin tiempo para pensar, secuestró a su hermano y se quedó con la alianza de oro de la anciana. Desde el lunes penden sobre él los cargos de homicidio e intento de secuestro.

Etiquetas
Comentarios